julio 14, 2024

Una ruptura que desplaza a Turquía más al este |  Internacional

Una ruptura que desplaza a Turquía más al este | Internacional

Las elecciones turcas del domingo, calificadas de «existenciales» por muchas razones, probablemente pasarán a la historia del país como los comicios que no solo demostraron la invencibilidad de Erdogan, sino también, una vez más, el malestar crónico de sus adversarios por no ser capaz de convocar y movilizar a las masas para defender lo que queda de su orden democrático.

Recep Tayyip Erdogan, quien ha dominado la escena política turca durante décadas, ha vulto a dar una sorpresa a todos los que pensaban que le había llegado la hora de irse. No solo ha logrado mantener su mayoría en el Parlamento —al obtener unos 320 escaños de un total de 600—, sino que también se le ha escapado por poco su objetivo crucial: ganar la carrera presidencial en la primera vuelta. Ha concentrado el 49,5% de los votos, con un margen de 5 puntos porcentuales entre él y su rival, Kemal Kiliçdaroglu, candidato del bloque de la oposición formado por seis partidos. Este resultado ha sido saqueado por todos los observadores, incluidos los institutos de sondeo más confiables de Turquía, que, aparentemente comprometidos por el electorado, predijeron una victoria de Kiliçdaroglu.

El desencanto entre las formaciones rivales, que albergaban grandes esperanzas, sus decisiones de la élite y, sobre todo, los votantes, se ha convertido rápidamente en un lío de desesperación, desesperación y rabia. El trauma durará mucho tiempo, por más que la oposición capaz de juego sucio y manipulación.

De hecho, es una repetición del liderazgo político que se ha protagonizado en el crucial referéndum de abril de 2017, que por un margen margen otorgó a Erdogan una superpresidencia con poder sumamente reformado y autoridad para diseñar una autocracia dura con bastante éxito. . Podría decirse que las elecciones generales de 2018 también fueron una especie de ensayo general para las elecciones decisivas del pasado domingo.

Erdogan, imitado en algunos aspectos por el húngaro Viktor Orbán, ha devorado o demolido aún más los medios de comunicación, ha desmantelado el Estado de derecho y ha acabado en la práctica con la separación de poderes. Al tiempo que mantiene encarcelados a 40.000 presos políticos (alrededor de 11.000 de ellos kurdos, y el resto, gülenistas) sin sus aliados Western protesters, el hombre fuerte de Turquía se ha hecho con el control de instituciones estatales autónomas clave, como la Junta Electoral Supremo. Recientemente, varios de sus miembros (jueces) fueron nombrados por él, elegidos entre los que tenían formación en la escuela de imanes. El Consejo Supremo de Radio y Televisión, así como la Dirección de las Tecnologías de la Información también están bajo su control, y mantienen una vigilancia estrecha y constante sobre los medios de comunicación.

Así pues, considerando todo este despotismo, la instrumentalización por parte de Erdogan de los poderes del Estado ha venido muy bien para obtener los últimos resultados, y hace que resulte prácticamente imposible que la oposición los impugne con éxito.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Lo que ha sido distinto esta vez respecto a las elecciones anteriores es la mayor falta de confiabilidad del flujo de datos de los colegios electorales y el papel de dos ministros. Hasta el intento de golpe de Estado en 2016, en las elecciones turcas siempre hubo múltiples fuentes que realizaron el seguimiento del recuento de votos; había al menos cuatro agencias de noticias nacionales. Tras la declaración del Estado de emergencia inmediatamente después del fracaso de la intentona golpista, Erdogan las cerró todas y adueñó de ellas, salvo una agencia privada leal y la fuente principal, la Anatolian Agency (AA), semioficial.

Modo que, cuando Turquía abrió las urnas a las primeras horas del domingo, solo permaneción la AA, que, según se afirmaba, se había conectado directamente a la base de datos del AKP, y una rival pequeña y bastante disfuncional, Anka Agency, cuyo flujo de Los datos estaban vinculados a la red del principal partido de la oposición, el CHP. Se dieron todas las condiciones para crear una confusión en la que los medios convencionales estaban ausentes gracias a los esfuerzos de Erdogan por aniquilarlos (lo que significa que no había un equivalente de EL PAÍS o una emisora ​​pública imparcial). Por lo tanto, los dos flujos de datos no paraban de contradecirse.

El pequeño grupo de canales de oposición se sentía cada vez más frustrado. Los alcaldes de Estambul, Ekrem Imamoglu, y de Ankara, Mansur Yavas, ambos candidatos a la vicepresidencia, acusaron a la AA de manipulación, pero en vano. En cuanto a los medios progubernamentales, el espectáculo continuó hasta que los gráficos basados ​​en los datos de la AA reflejaron que alrededor del 50% de los votos era para Erdogan y alrededor del 43% para Kiliçdaroglu. Durante el resto de la noche, los desperados medios de comunicación de la oposición y los expertos no pararon de quejarse al unísono. La última palabra, cómo no, la tenía la Junta Electoral Suprema, cuyas decisiones no eran recurrentes, y hacia el finale de la noche, confirmó la información que había comunicado la AA.

Cuando Erdogan apareció poco después en el famoso balcón de la sede del AKP en Ankara, sus felices ánimos escucharon la voz de la confianza, un vencedor que declaró que, aunque el resultado todavía no era oficial, el camino estaba despejado. En pocas palabras, toda la coreografía que lleva la firma de Erdogan ha sido un ejemplo de libro de cómo un autócrata juega sus cartas para consolidar aún más su poder. Parecía saber lo que tenía entre manos: el 14 de mayo era la fecha, y lo que alarma a sus adversarios es que esta vez su Gobierno podría durar toda la vida.

La posición había generado enormes expectativas. Para ellos, esa fecha significaría el derrocamiento de un cuasidictador a través de las urnas en el centenario del país. Turquía enseñaría así al mundo la esperanzadora lección de que puede la expulsión à un dépota mediante una simple votación, algo sin precedentes en la historia política del mundo. Pero se ha demostrado que estaban muy equivocados.

Aun así, hay un rayo de esperanza para los optimistas quedan entre las filas de la oposición. ¿Se puede derotar a Erdogan el 28 de mayo? Una vez más, los realistas y los optimistas podrían no estar de acuerdo. Mis compañeros partidistas podrían seguir apostando por una victoria sorpresa de Kiliçdaroglu, pero es posible que los hechos les contradigan. En primer lugar, Erdogan dominó el Parlamento, y eso animaría a su base de votantes ya todo el posible voto indeciso a respaldarlo. En segundo lugar, los consternados votantes de la oposición, tras haber perdido la esperanza, no podrían acudir a votar dentro de dos semanas. En tercer lugar, los pequeños elementos conservadores del bloque de seis partidos de la oposición han obtenido lo que buscaban: una cantidad considerable de escaños, desproporcionadamente alta en comparación con sus resultados. Es posible que sus piadosos votantes suníes hayan votado a regañadientes a Kiliçdaroglu, un aleví, y también podrían quedarse en casa, o incluso votar a Erdogan.

En resumen, esta elección consolida la posición de Erdogan —al menos en el Parlamento, de momento— y el panorama general de las constelaciones de parlamentarios muestra que Turquía se escora aún más hacia una extrema derecha con una mezcla más fuerte de islamistas y nacionalistas incondicionales . 2023 quizás pase a los anales de la historia como un momento decisivo en que Turquía giró sociopolitice hacia el este, alejándose y delusionando a sus segmentos laicos, siempre personas y orientados hacia Occidente, especialmente a las mujeres ya los jóvenes.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado