mayo 22, 2024

Rusia tiene dificultades para fabricar nuevas armas, pero podría tener suficiente de su antiguo armamento, según un informe.

(CNN)– Las pérdidas en el campo de batalla y las sanciones occidentales han dejado al ejército de Rusia en un estado de declive, pero Moscú todavía tiene suficiente potencia de fuego para extender la guerra en Ucrania, según un nuevo análisis independiente.

El informe del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales da cifras contundentes de las pérdidas militares rusas: casi 10.000 unidades de equipo clave como tanques, camiones, piezas de artillería y drones aéreos, según una estimación.

Pero también dice que Rusia puede sumergirse en la era de la Guerra Fría y acciones más antiguas en el frente para compensar en números lo que puede haber perdido en tecnología.

“La calidad de las fuerzas armadas rusas en términos de equipamiento avanzado probablemente disminuirá, al menos a corto plazo”, dice el informe del CSIS.

El informe enumera como pérdidas rusas los principales tanques de batalla, especialmente los modernos, y dice que estas pérdidas han sido cuantiosas.

Un tanque ruso T-72B3 capturado espera reparaciones el 13 de febrero de 2023 en un almacén en el este de Ucrania. (Crédito: John Moore/Getty Images)

«Se estima que Moscú perdido entre 1.845 y 3.511 tanques un año después de la guerra”, dice el informe del CSIS, y agrega que la pérdida de su tanque de batalla principal, el T-72B3 más nuevo y mejorado, que se entregó por primera vez en 2013, es especialmente perjudicial.

El sitio web de inteligencia de código abierto con sede en los Países Bajos, Oryx, dice que tiene evidencia visual de más de 500 variantes de T-72B3 destruidas, dañadas, abandonadas o capturadas a partir de esta semana.

Hablando en una sesión informativa el martes, los funcionarios occidentales también notaron la presión sobre la flota de tanques Ruso.

“Están retrocediendo en términos de equipamiento”, dijeron los funcionarios sobre los blindados rusos, señalando que los tanques T-55, introducidos en 1948, ahora están apareciendo en el campo de batalla.

El informe del CSIS destaca el problema que enfrenta Rusia en la construcción de nuevos tanques, citando informes de los medios rusos.

Una planta de tanques, UralVagonZavod, puede producir alrededor de 20 tanques por mes. Pero Rusia pierde, en promedio, casi 150 tanques de todo tipo en Ucrania cada mes, dice.

Y luego está la falta de hardware moderno.

El informe del CSIS dice que Moscú tiene que restaurar sus tanques de décadas de antigüedad para que vuelvan a funcionar porque simplemente no tiene los recursos para construir nuevos, y las sanciones occidentales le impiden obtener las piezas y herramientas necesarias para ensamblar un tanque moderno.

La amenaza de las armas nucleares de Rusia en Ucrania 2:20

«Proveedores menos confiables»

Las sanciones occidentales han cortado el acceso de Rusia a los sistemas ópticos (necesarios para que los artilleros de tanques elijan objetivos), rodamientos de bolas y máquinas herramienta, según el informe del CSIS.

Específicamente para los sistemas ópticos, Rusia dependía de las importaciones francesas durante su producción anterior a la guerra, según el informe.

Con esas importaciones cortadas por las sanciones, se ve obligado a poner miras de artillero más antiguas y menos sofisticadas incluso en sus tanques más modernos, lo que resulta en una posible pérdida de hasta dos kilómetros de alcance, dice el informe.

En el caso de los rodamientos de bolas de alta calidad, «críticos para producir cualquier tipo de vehículo en movimiento», según el informe, el 55% del suministro de Rusia antes de la guerra procedía de Europa y América del Norte. Con esas fuentes ahora perdidas, puede intentar compensar el déficit con suministros de producción nacional o importaciones de menor calidad de China o Malasia, según el informe.

De cualquier manera, Rusia no puede obtener la calidad que tenía antes de la guerra.

“Moscú está bajo presión para adaptarse, a menudo recurriendo a proveedores y rutas de suministro menos confiables y más caras, importaciones de menor calidad o tratando de replicar componentes occidentales internamente. Es probable que esto obstaculice la velocidad y la calidad de la producción de defensa rusa”, dice el informe.

La pérdida de componentes occidentales no solo se siente en los tanques, dice el informe.

Las aeronaves tripuladas y no tripuladas, los misiles y los equipos de guerra electrónica necesitan piezas modernas y de alta tecnología, incluidos microchips, que Rusia no puede obtener adecuadamente de proveedores nacionales y tiene dificultades para importar debido a las sanciones occidentales, agrega el informe.

Rusia: las exportaciones de petróleo vuelven a los niveles anteriores a la guerra 1:14

Rusia tiene una ventaja numérica en armas

Pero el informe advierte que Ucrania y sus partidarios occidentales no deben esperar que estos problemas de suministro detengan rápidamente las hostilidades.

«Las sanciones y los controles de exportación no son una panacea que obligará a Rusia a poner fin a la guerra», dijo.

Rusia aún conserva ventajas numéricas sobre Ucrania, según el informe, porque tiene grandes inventarios en reserva.

«Las capacidades militares de Rusia aún superan con creces a las de Ucrania en la mayoría de los indicadores, incluida la mano de obra, el poder aéreo, terrestre y naval», dice el informe.

“Si bien no está disponible públicamente un recuento exacto de las existencias militares actuales de Moscú, se ha estimado aproximadamente que, en febrero de 2023, la cantidad total de aviones a disposición del Kremlin ha sido de 13 a 15 veces mayor que la de Kiev. Rusia tiene entre 7 y 8 veces más tanques y 4 veces más vehículos blindados de combate, mientras que su flota naval es entre 12 y 16 veces mayor que la de Ucrania”, dice.

Las ventajas numéricas permitirán a Moscú librar una guerra de desgaste durante el próximo año, lanzando números al campo de batalla hasta que Ucrania, con pérdidas aún menores, se quede sin hardware, dice el informe.

Para compensar las ventajas numéricas de Rusia, incluso con armamento inferior, es vital que los países occidentales mantengan el flujo de armamento tecnológicamente superior a Ucrania.

Por ejemplo, los tanques más antiguos son vulnerables a los misiles portátiles Javelin, dice.

“Este es el quid de esta guerra en su segundo año: las fuerzas armadas rusas pueden confiar en su masa y continuar suministrando tecnología más antigua o menos avanzada mientras piensen que simplemente pueden sobrevivir a las entregas occidentales de armas y sistemas a Ucrania. ”, dice el informe del CSIS.

— Vasco Cotovio y Max Foster de CNN contribuyeron a este informe.