abril 21, 2024

“No hemos dudado nunca de nosotros”

Los jugadores de la selección permanecieron durante muchos minutos celebrando el pase a la final. Había muchas ganas de hacerlo. Se pudo ver. También los futbolistas sufren con el clima de desasosiego creado en torno a la figura de su entrenador. Su plus regalo hacia él fue la clasificación y las ganas que pusieron sobre el campo. “Ha sido una semana dura”, admite Laporte. «Imagino que para el míster también habrá sido un alivio».

“Al final va a entender por que me llaman el hombre tranquilo”, decía el seleccionador al aparecer en rueda de prensa. El riojano sale reforzado de un partido muy complicado que le da la oportunidad de sumar, el próximo domingo, el primer título de la selección desde la Eurocopa 2012. “No hemos dudado nunca de nosotros. Tenemos pleno convencimiento de que es un proceso y se necesita tiempo. Tarde o temprano las cosas van a salir. Las cosas se ponen en su sitio de manera natural. Mi cuerpo técnico es fantástico, y desde dentro estamos tranquilos que iba a salir como estamos trabajando».

“Los protagonistas y los que tienen Mérito son los futbolistas. Somos los mismos que contra Escocia, pero con más bagaje y más conocimiento de la idea”, continuó. Y se ve capaz de rrotar a Croacia, pese a que en principio les perjudica tener un día menos de descanso: “Salimos con la moral por las nubes. Este grupo tiene mucha ilusion, mucha energia y seguro que recuperamos bien. Estoy convencido de que el domingo jugaremos un partido de gran nivel”.

Junto al seleccionador, fue Joselu el más buscado por las cámaras y los micrófonos. Su balance con España es abrumador: tres partidos y cinco remates para tres goles. Ante Italia apenas necesitó cuatro minutos para romper el partido y evitar la prórroga. “Había que tener fe, creo que hemos hecho un partidazo dominando la segunda parte. Faltaba que entre un balón”. Él encontró la forma de hacerlo, aprovechando el rechazo de un disparo desde el frontal de Rodri. Hubo dudas para todo el mundo por su posición, menos para él. “Estaba ahí de picaro esperando a ver qué pasaba en el tiro. Me ha caído… y estaba convencido de que no era fuera de juego”.

Al igual que en la final de Estambul, Rodri fue elegido MVP del partido después del otro partido muy completo. El domingo podría completar su semana fantástica, en la que ha asumido con naturalidad un nuevo rol de líder. “Quiero emerger como una figura con la que mis compañeros se pueden sentir tranquilos. Y para eso tienes que transmitirla tú”, contaba el mediocentro con una sonrisa.