mayo 26, 2024

“Me rechazon por mi profesión pesa un ser fijo”

No debes, su contrato es fijo, dispone de unos ingresos netos de 1.300 euros al mes, su historial de pagos es perfecto… pero trabaja en MediaMarkt. “Me denegaron la hipoteca por mi profesión, pesa un ser fijo y tener antigüedad”, cuenta Raúl Teba, un joven en la búsqueda de piso para comprar pero que se ha topado contra el muro de la banca. Una banca que con el paso de los meses rechaza cada vez más solicitudes Porque no quiere asumir ningún riesgo, o los menos posibles, en un entorno de subidas de typos de interés, inflación, amenaza de morosidad y desaceleración económica.

Teba tiene pareja y entre los dos suman unos ingresos de 2.500 euros. Sin embargo, la pareja tomará un préstamo de un coche que aún está pagando y las entidades financieras eso lo tienen casi como una línea roja para conceder una hipoteca. De los primeros dijeron que debía pedirla él solo; de acuerdo, dijeron.

Tenian ya el piso elegido, a las afueras de Móstoles (Madrid), y necesitaban ese credito fuera de 85.000 euros. El joven aportó toda la documentación, e incluso entró en el programa de primera vivienda de la Comunidad de Madrid. La Administración lo acepta.

El coste que ha pagado la salía será de 320 euros por mes, lo que supuso un esfuerzo financiero de menos del 25% sobre sus ingresos en solitario, una cantidad dentro del rango de saludable. Hipoteca mixta porque “la fija nos la descartaron desde el principio”, cuenta. Entonces, la entidad mandó la solicitud al departamento de riesgos y llegó el varapalo: “Consider que mi profesión no es segura”.

Este joven se quedó sorprendido ante el rechazo. No hay eso solo. “Fue una mezcla entre decepción, rabia e impotencia”, relató. En su caso había estado haciendo frente Durante años un alquiler de 700 euros él solo sin problemas, sin ser moroso, lo que es más del doble de lo que pagaría con la hipoteca que pedía. “Te da rabia que haya podido hacer frente a un alquiler mucho más caro de sobra. Sientes impotencia porque no hay manera, nos dicen a los jóvenes que vivimos en casa de los padres porque queremos y cuando intentamos independizarnos nos rechazan”, dice.

Cada vez mas afectados

Este es solo un ejemplo de muchos entre los que ven cómo el banco les cierra las puertas al crédito pesa un ser solvente y no tener problemas relacionados. Una situación que afecta a más personas en España es que la red de intermediación financiera Finanzate pone cifras tras haber realizado un estudio: «Durante el primer trimestre del año, sobre la concesión de hypotecas por parte de las principales entidades financieras en España, más de Se deniega el 30% de los créditos solicitados por particulares. Se trata de una cifra superior a la registrada en 2022 que tiene como motivo principal el endurecimiento de las condiciones que hoy demanden los bancos para conseguir una hipoteca«.

Las razones en detalle que alegan las entidades para rechazar dar estos préstamos son variadas, y no es solo un factor sino que en algunos casos confluyen varios. In primer lugar, por un historial de credito deficiente: “El 68% de las hipotecas rechazadas argumentan este motivo”.

Raúl Teba, un joven que la banca le cerró la puerta

A B C

En segundo lugar aparece el disponer de ingresos insuficientes: “El 31% de los casos de rechazo se concentran en este motivivo”. Y en tercer lugar aparece, con un 22%, tener una carga financiera preexistente elevada. En cuarta posición aparece la razón por la que se le dio a Raúl Teba para negarle el crédito: trabajo inestable, o en su caso lo que el banco consideró trabajo inestable. “Las personas que más sufren esta situación son los menores de 30 años y los mayores de 55, que es donde concentra la mayor cantidad de respuestas negativas acerca de las hipotecas”, añade Finanzate.

Miquel Riera, responsable de hipotecas de HelpMyCash, señaló que hora sí que están produciendo más solicitudes de hipotecas rechazadas que antes. Yahonda en las razones, que son varias. “Lo principal es que las hipótesis se han encarecido notablemente en el último año, porque sus intereses han subido mucho. Eso provoco eso las cuotas sean mas caras y que, en consecuencia, el solicitante necesite cobrar unos ingresos más elevados para hacerles frente. Como no todos los clientes pueden pagar las mensualidades con un máximo del 35% de sus ingresos (el endeudamiento máximo permitido por la mayoría de los bancos), hay más peticiones denegadas», indica el experto.

“Sientes impotencia. Our dicen a los jóvenes que vivimos en casa de los padres porque queremos y cuando intentamos independizarnos nos rechazan»

Raúl Teba

Joven rechazado por la banca

Por otro lado, este último pone el acento en “la menor tolerancia al riesgo de la banca” como factor que explica el mayor número de denegaciones: “Como la situación económica actual es inestable (subida de tipos, inflación, etc.), las entidades son más exigentes cuando estudian las solicitudes. En consecuencia, ahora solo aprueban solicitudes de personas con estabilidad económica acreditada y rechazan perfiles que, aunque pueden ser solventes, no cuentan con esa estabilidad: solicitantes con pocos ahorros, con contratos con poca antigüedad, etc.”.

Fuentes bancarias confirman que desde el último trimestre de 2022 ha habido un habito generalizado en las entidades financieras a la hora de conceder préstamos hipotecarios. El hecho de no tener un horizonte económico despejado, con el Banco Central Europeo (BCE) subendo los tipos de interés, obliga a la banca a ponerse en guardia con las hipotecas.

En el sector reconocen que estos creditos siguen siendo atractivos es que su una manera de fidelizar a un cliente durante decadas, pero que no todo vale. Es por ello que se siguen concediendo hipotecas, pero a personas que hace dos años se les habría dado el crédito, ahora no sería así. Es, simplese, prudencia, tambien empujados por el BCE y particularmente el Banco de España, que repite hasta la extenuación esa palabra.

Asimismo, las fuentes bancarias señalarán que las entidades “deben dar credito responsable, siendo su obligación garantie el repago de la deuda a futuro”, también impidiendo endeudamientos excesivos para el cliente en pos de preservar la estabilidad financiera. Y añade: “Es básico en un entorno de incertidumbre que los bancos no asuman riesgos excesivos, deben reforzar la gestión del riesgo porque los bancos seguirán siendo la solución a posibles problemas que pueden surer en el futuro y necesitamos preservar su solidez”.

El BCE lo reconoce

Asimismo, el propio BCE en su última Encuesta de Prestamos Bancarios señala la tendencia de endurecimiento de criterios y el rechazo de solicitudes. “En el primer trimestre de 2023, los bancos de un aumento generalizado en la proporción de solicitudes rechazadas para todas las categorías de préstamos”, en el documento del supervisor de la zona del euro. «Esto es conforme con un mayor endurecimiento de los estándares crediticios, lo que hace que los bancos sean cada vez más propensos a rechazar las solicitudes de préstamos», añade el supervisor europeo.

La organización dirigida por cristina lagarde también indicó que “en el primer trimestre de 2023, los criterios de concesión de préstamos y, especialmente, las condiciones generales aplicadas a los nuevos préstamos se habrían endurecido de forma generalizada por cuarto cuarto consecutivo”. Se soportan los criterios, las condiciones son peores y hay cada vez más solicitudes rechazadas.

Por su parte, Laura Martínez, portavoz de iAhorro, no ve tanto un alza de las solicitudes rechazadas, pero sí factores muy relacionados. “Apreciamos que como han subido los tips, el ratio de endeudamiento de hasta el 30-35% de los ingresos de los clientes se ha elevado. Hay personas que hace un año se hipotecaban a un 1% y no tenían problemas para asumir una compra de 300.000 euros, pero ahora si pagan un 3,5% de interés, su cuota es más elevada y su riesgo de endeudamiento aumenta. Ahí se está dando una caída de perfiles solventes que estaban en el límite y ahora se considera como no solventes”, desgrana.

¿Y qué esperar a futuro respecto a las hipotecas? Riera destaca que es muy probable que se mantenga esta tendencia para los trimestres que vienen: «La exigente banca seguirá siendo a la hora de estudiar las solicitudes hipotecarias, habrá menos personas que quieran comprar una vivienda (por el alto precio tanto de los inmuebles como de la financiación) y la concesión de hipotecas seguirá a la baja”.