mayo 22, 2024

La oposición italiana acusa a Meloni de censura por la cancelación de un monólogo en la Rai | Internacional

El escritor italiano Antonio Scurati, en Milán, en abril de 2021.Maria Moratti (Getty Images)

La cancelación de un monólogo del escritor Antonio Scurati, previsto para la noche del sábado en un programa de la televisión pública italiana, la Rai, se ha acabado convirtiendo en un caso político en el que la oposición ha acusado al Gobierno de la ultraderechista Giorgia Meloni de censura. El texto del soliloquio, que ha sido difundido por la mayoría de periódicos, es particularmente crítico con la ideología del partido de la primera ministra y se había preparado con ocasión del Aniversario de la Liberación de Italia, que marcó el final de la ocupación nazi y que se conmemora el próximo 25 de abril, fiesta nacional. Entre otras cosas, el popular escritor, autor de una trilogía sobre el dictador Benito Mussolini, define a la formación Hermanos de Italia como un “grupo dirigente posfascista” que pretende “reescribir la historia” y que no reconoce el movimiento de la Resistencia y el antifascismo.

“Tras evitar el tema en la campaña electoral, la primera ministra, cuando se ha visto obligada a abordarlo por los aniversarios históricos, se ha mantenido obstinadamente en la línea ideológica de su cultura neofascista de origen: se ha distanciado de las crueldades indefendibles perpetradas por el régimen (la persecución de los judíos) sin repudiar nunca la experiencia fascista en su conjunto; ha hecho recaer únicamente sobre los nazis las masacres perpetradas con la complicidad de los republicanos fascistas y, por último, ha renegado del papel fundamental de la Resistencia en el renacimiento italiano (hasta el punto de no mencionar nunca la palabra antifascismo con ocasión del 25 de abril de 2023)”, se lee en el texto.

El dirigente de la Rai, Paolo Corsini, ha rechazado que se trate de un acto de censura, esgrimiendo que la cancelación se ha debido a una comunicación interna de la televisión pública que menciona explícitamente “razones editoriales”.

Giorgia Meloni difundió la tarde del sábado el texto íntegro del monólogo en su perfil de Facebook. En la publicación que lo acompaña, asegura que desconoce los motivos a los que obedece la suspensión. Pero ha resaltado que la Rai simplemente ha rechazado pagar 1.800 euros, “el salario mensual de muchos trabajadores”, por un minuto de monólogo. La primera ministra también ha defendido a su partido y ha señalado que “quienes siempre han sido condenados al ostracismo y a la censura por el servicio público nunca pedirán la censura de nadie”. Y ha puntualizado: “ni siquiera de quien piensa que se deba pagar su propaganda contra el Gobierno con el dinero de los ciudadanos”.

Serena Bortone, la presentadora del programa Chesarà, que iba a albergar el monólogo, fue la primera en informar de lo sucedido a través de sus redes sociales y aseguró que se enteró el viernes “con consternación y por pura casualidad” de la cancelación de la participación del escritor. “No he podido obtener una explicación plausible”, ha señalado la presentadora. La oposición ha tachado de censura lo ocurrido y ha vuelto a condenar lo que consideran la intención del Gobierno ultraderechista de Meloni de controlar la televisión pública y sus contenidos. Francesco Verducci, del Partido Democrático y miembro de la Comisión de Vigilancia de la Rai, lo ha descrito como un “caso gravísimo de censura” y de “violación de la autonomía editorial de un programa”.

El secretario de Acción, Carlo Calenda, también ha criticado la decisión de la televisión pública: “Eliminar la intervención de un gran escritor por razones políticas es inaceptable, indigno. Esto sucede en Rusia y no puede suceder en un país europeo. Lamentablemente, todos esperamos una disculpa y la restauración inmediata del monólogo cancelado”. Para el sindicato de periodistas de la Rai, Usigrai, se trata de una medida para “silenciar a los intelectuales que no son bienvenidos por quienes gobiernan”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

El monólogo que Scurati quería hacer en la Rai comienza con un recuerdo del asesinato del diputado socialista Giacomo Matteotti y de varias masacres nazi-fascistas. También recoge una acusación explícita al Gobierno ultraderechista: “¿Lo reconocerán, de una vez por todas, los herederos de esa historia?”

Una cuestionada independencia

No es la primera vez que se pone en cuestión la independencia de la televisión pública bajo el mandato de Giorgia Meloni y cada vez son más las críticas a las presiones políticas que aparentemente está ejerciendo el Gobierno.

La semana pasada, los presentadores de los informativos de la Rai leyeron un comunicado del principal sindicato de periodistas de la cadena pública en el que critican duramente las nuevas normas que garantizan a los partidos políticos la igualdad de acceso a determinados espacios en los medios de comunicación, aprobadas recientemente por el Parlamento para la campaña de las elecciones europeas de junio.

Los periodistas consideran que la nueva normativa atenta contra la libertad de prensa y acusan a la mayoría gubernamental de querer reducir el servicio público a su propio “megáfono”, ya que, según señalan, los representantes del Gobierno podrán hablar en las tertulias sin limitaciones de tiempo y sin réplicas. “No solo eso, Rainews24 [el canal de información 24 horas] podrá retransmitir los mítines políticos íntegramente, sin mediación periodística alguna. Esta no es nuestra idea de servicio público, donde en el centro está el trabajo de los periodistas que hacen preguntas (incluso incómodas), verifican lo que se dice, señalan las incoherencias”, han denunciado los trabajadores de la televisión pública. Y han advertido de que están dispuestos a movilizarse para garantizar a los espectadores “una información independiente, equilibrada y plural”.

Otra polémica reciente ha sido la despedida del popular presentador Amadeus de la televisión pública, donde, entre otras cosas, había cosechado récords de audiencia consecutivos con el popular Festival de la Canción de San Remo. El presentador no ha desvelado los motivos de su marcha, pero los medios italianos han señalado que la Rai le había hecho algunas peticiones concretas que consistían en incluir en el programa en distintos puestos a personajes que, por una razón u otra, se consideran próximas a los tres partidos de la coalición de Gobierno.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_