febrero 24, 2024

La FIFA saca a Rubiales del fútbol

Luis Rubiales ya es historia, al menos para la FIFA. Al órgano rector del fútbol mundial no le ha temblado el pulso con el expresidente de la Federación Española, al que se ha quitado de en medio de forma contundente con una inhabilitación de tres años para el ejercicio de actividades relacionadas con el fútbol por su conducta durante la final del pasado Mundial femenino.

Allí, Rubiales besó sin consentimiento a Jennifer Hermoso durante la entrega de medallas y realizó gestos obscenos en el palco en presencia de la Reina Letizia y la Infanta Sofía, provocando un terremoto de dimensiones colosales en el fútbol español y un grave problema a la FIFA, organizadora del torneo. Aún quedan por dilucidar las consecuencias penales del caso, pero la vía deportiva queda solventada con la rápida actuación del organismo presidido por Gianni Infantino, que impedirá a Rubiales ocupar cualquier cargo futbolístico tanto en el ámbito nacional como en el internacional durante el próximo trienio.

Según el Comité de Disciplina de la FIFA, Rubiales infringió el artículo 13 del Código Disciplinario de la FIFA, por el que se sanciona por discriminación a «toda persona que atente contra la dignidad o la integridad de un país, una persona o un colectivo de personas empleando palabras o acciones despectivas, discriminatorias o vejatorias».

Rubiales ya fue expedientado y suspendido durante noventa días el pasado agosto, en las jornadas anterior y posterior a que gritara en varias ocasiones ante la Asamblea General Extraordinaria de la RFEF que no pensaba dimitir por su actitud durante la final. En ese momento Jennifer Hermoso ya había pedido medidas ejemplares contra él al afirmar que el beso no fue consentido, y la FIFA ordenó al dirigente que se abstuviera, «mediante él mismo o terceros», de contactar o intentar contactar con la jugadora de la selección española.

Dos semanas más tarde, en la noche del 10 de septiembre, cambió de opinión y dimitió de todos sus cargos (también era vicepresidente de la UEFA). En el comunicado de renuncia hizo referencia a la rápida reacción de la FIFA y al resto de procedimientos abiertos contra él. «Es evidente que no podré volver a mi cargo. Hay poderes fácticos que impedirán mi vuelta», dijo entonces.

«La FIFA reitera su compromiso absoluto de respetar y proteger la integridad de todas las personas, y de velar por que se respeten las normas básicas de la conducta cívica», expresó ayer el órgano rector en el comunicado en el que hizo pública la sanción, y al que Rubiales respondió pocas horas después con una extensa carta en la que anunciaba su intención de apelar y llegar hasta la última instancia «para que se haga justicia», lo que permitirá conocer la decisión fundamentada de la inhabilitación.

Rubiales también critica que el órgano rector no le haya escuchado en los 66 días que ha durado su inhabilitación cautelar. «Se solicitó audiencia para poder presentar en persona mis argumentos ante la Comisión Disciplinaria, pero se me denegó, sin explicar el motivo». También, que en el expediente solo se hayan incluido declaraciones de las personas que testificaron en su contra.

En marcha la vía penal

La suspensión de tres años sólo cierra la vertiente deportiva del caso. La penal, en cambio, sigue su curso en el Juzgado Central de Instrucción número uno de Madrid. Rubiales fue imputado el pasado mes de septiembre por la Audiencia Nacional por dos delitos de agresión sexual y coacciones. El expresidente declaró ante el juez Francisco de Jorge el día 15 de ese mes, y desde entonces han ido pasando por el juzgado los otros tres imputados por coacciones: el exseleccionador femenino Jorge Vilda, el director de la selección, Albert Luque, y el director de marketing de la RFEF, Rubén Rivera, así como numerosos testigos, entre ellos varias de las compañeras de Jenni Hermoso, su entorno, y algunos empleados de la Federación, como el seleccionador masculino Luis de la Fuente.

Desde aquel 15 de septiembre en el que proclamó por última vez su inocencia poco más se había vuelto a saber de Rubiales. El expresidente vendió el ático en el que residía en Madrid y se mudó a Granada. Desde allí ha estado haciendo el seguimiento tanto al proceso judicial abierto contra él como a los movimientos de los candidatos que se han postulado para sucederlo.

Cronología del caso Rubiales

20 de agosto – La final

Rubiales besa en la boca a Hermoso en la entrega de medallas.

23 de agosto – Reacción de Jenni

La jugadora pide «medidas ejemplares» contra Rubiales.

25 de agosto – Rubiales no dimite

El presidente se niega a dimitir ante la Asamblea de la RFEF.

26 de agosto – Suspendido por la FIFA

Rubiales recibe una suspensión de 90 días mientras se estudia su caso.

1 de septiembre – «Falta grave»

El TAD le expediente por «falta grave», e impide su inhabilitación.

10 de septiembre – Llega la dimisión

Acorralado, Rubiales decide dimitir de sus cargos en RFEF y UEFA.

12 de septiembre – Imputado por la AN

La Audiencia le imputa dos delitos: agresión sexual y coacciones.

15 de septiembre – Defiende su inocencia

Rubiales declara y se mantiene firme en su inocencia.

30 de octubre – Inhabilitado tres años

La FIFA inhabilita a Rubiales en cumplimiento del artículo 13 del Código Disciplinario.