julio 17, 2024

“La agroecología ya no debe ser una opción sino una emergencia”

“La agroecología ya no debe ser una opción sino una emergencia”

A en un momento en que los caprichos del clima se multiplican y nos dicen que el calentamiento global ya está aquí, cuando la guerra en Ucrania y el Covid-19 han vuelto a colocar la cuestión de la soberanía en el centro de los objetivos de nuestros tomadores de decisiones, la tentación de una nueva La carrera precipitada por nuestra agricultura no hace más que reforzarse: la de una actividad que se centra (una vez más) casi exclusivamente en la producción apostando, con técnicas cada vez más inventadas, a un alto nivel de uso de fertilizantes y pesticidas, al exigir acceso más abundante a los recursos hídricos –ese bien común que se está convirtiendo en un verdadero desafío para la sociedad–, dando así la espalda a la comprensión social de esta actividad, y anunciando perspectivas de futuro destructoras de nuestros territorios.

No podemos, y no debemos, elegir entre producir productos agrícolas y producir servicios ambientales. ¡La naturaleza de los problemas nos obliga a producir ambos! Sobre todo porque no se oponen entre sí.

Nosotros, que apoyamos la red de parques naturales regionales (PNR) dentro de sus consejos científicos, para que sean territorios de referencia en estas transiciones, nos preocupamos de que la agroecología (es decir, el uso integrado de los recursos y mecanismos de la naturaleza en el objetivo de la producción agropecuaria, buscando aprovechar mejor las interacciones entre plantas, animales, humanos y medio ambiente) debe ser una emergencia y no una opción, y que un cambio masivo de fincas en una nueva alianza con los ecosistemas y los territorios es la única opción sostenible.

Un enfoque de conversión global

Garantizaría un mejor desempeño frente al calentamiento global, al hacerlo más resiliente a las amenazas, menos dependiente de recursos hídricos inciertos, mejor integrado a la vida de los territorios, aportando su parte de la solución al almacenar más carbono, limitando el Agua de lluvia la escorrentía y la restauración, a través de la regeneración del suelo y la infraestructura ecológica, un gran impulso para la biodiversidad local.

Agricultura: todo tiene que cambiar

El modelo agrícola francés sigue siendo el símbolo de la inadecuación del sistema económico a la doble crisis climática y de la biodiversidad.

  • “La política agrícola común es una aberración en cuanto al impacto climático y ambiental de la agricultura”, por Hannes Lorenzen, presidente de la Convención Agrícola y Rural 2020
  • «La humanidad ha sido capaz, durante diez años, de producir alimentos sin agricultura», por Gilles Fumey, profesor de geografía en la Sorbona Identidades, relaciones internacionales y civilizaciones de Europa (Sirice, Universidad de la Sorbona-CNRS)
  • «Proporcionar alimentos de calidad accesibles a todos debería ser una de las principales preocupaciones de las autoridades públicas», por Jean-Philippe Martin, historiador
  • «El lobby agrícola se apoya en el viejo mundo», por Gilles Luneau, periodista y director
  • “¿Cómo defender un movimiento general de la agricultura francesa para hacer frente al cambio climático? », por Bertrand Valiogues, profesor de estrategia y desarrollo sostenible en Emlyon Business School

Este cambio también puede dar sentido a toda una comunidad de agricultores conquistados por la desesperación. Para lograrlo, es necesario comprender mejor los motores económicos, ambientales y sociales que permitirán el cambio de escala.

Dada su función muy específica, en el punto de unión entre el desarrollo y la investigación, las experiencias desarrolladas en los PRN son muy esclarecedores desde este punto de vista. Las alianzas originales forjadas entre el PNR de Gorras y Marais d’Opale (Pas-de-Calais), la asociación de agricultores y los laboratorios de investigación son bastante ilustrativos del potencial de estos enfoques.

Te queda el 51,63% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.