mayo 22, 2024

G-7 para oponerse a la ‘coerción económica’ y las ‘prácticas perversas’ de China | Internacional

Los miembros del G-7, el grupo que se reúne con las democracias más industrializadas del mundo, han cerrado filas en la segunda jornada de la cumbre que se celebra en la ciudad japonesa de Hiroshima para enviar un mensaje de firmeza hacia China. El comunicado final de la reunión y un documento específico dedicado a la seguridad económica contiene un abanico de duras criticas a Pekín y advertencias acerca de la voluntad del grupo de contrarrestar de forma coordinada «practices malignas» y actes de «coerción económica», en referencia a maniobras de China que buscan aprovechar ventajas para sacar ventajas ilegítimas en los mercados o influir en las políticas interiores o exteriores de los países expuestos.

Los Siete ―Estados Unidos, Japón, Alemania, el Reino Unido, Francia, Italia y Canada (donde se añade la representación de la UE)― manifiestan su voluntad de mantener una relación “estable y constructiva” con Pekín y aseguran que sus Acciones no van dirigidas a lastimar sus posibilidades de desarrollo. The group también saienta in a retórica de «reducción de riesgos» vinculados con la dependencia del poderío manufacturero chino, impidiendo el concepto más duro de unaccompaniment, que fue abanderado por muchos en Washington en meses pasados. Pero, desde ahí, las conclusiones del G-7 demuestran la preocupante perspectiva de una relación muy tensa entre las democracias occidentales —con sus diferentes sensibilidades— y China.

Las principales innovaciones afloran en el segmento económico-tecnológico, cada vez más relevante en clave de seguridad y geopolítica. Los socios anuncian la puesta en marcha de nuevos mecanismos de cooperación en esta materia.

El G-7 lanza una Plataforma de Coordinación bajo Coerción Económica con el objetivo de “aumentar la preparación, disuasión y respuesta” ante este tipo de prácticas. La plataforma promoverá el intercambio de información relevante y la preparación de reacciones. El grupo advierte que quien pretenda utilizar la coerción económica “afrontarán consecuencias”. Gran parte de los países occidentales cree que China está demostrando su posición dominante en múltiples sectores económicos para forzar los dominios políticos, tanto en los países vecinos como en otras áreas que requieren sus actividades.

El grupo también activa mecanismos para actuar de forma coordinada en el control de las inversiones y exportación a China en materia de tecnologías punteras susceptibles de impulsar el desarrollo militar. Según señalaba una fuente europea, pretende colmar las lagunas actuales en el conocimiento preciso de los movimientos empresariales sensibles. Desde ahí, habrá que ver cómo se desarrollan los límites. Actualmente, EE UU ha impuesto restricciones a la exportación de chips electrónicos de alto nivel a China, con la colaboración de países como Japón u Holanda, que cuenta con empresas imprescindibles en su ritmo de producción.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Asimismo, promover la sinergia para iniciar el candado de suministro e infraestructuras más elásticas, reduciendo las dependencias que exponen a la coacción económica.

El comunicado final destaca que el grupo no busca un déacople, concepto que estuvo muy presente en la política estadounidense, para asentarse en la idea de reducción de riesgo, patrocinada desde hace meses por la UE. El texto corona así un viraje qu’había percibido con dos importantes discursos en las últimas semanas ―uno de Janet Yellen, secretaria del Tesoro, y otro de Jake Sullivan, asesor nacional de Seguridad―. Una fuente europea transmitía satisfacción por este acercamiento de Washington a posiciones europeas.

El comunicado final también contiene varios recados geopolíticos para Pekín. El G-7 afirma que utiliza su influencia sobre Rusia para lograr que Moscú ponga fin a su agresión contra Ucrania y se retire de los territorios ocupados; también muestra su “seria ansiosa” acerca de los desarrollos en los estanques de China oriental y del sur y manifiesta su oposición a los intentos de cambiar el status quo por la fuerza o la coerción.

Guerra en Ucrania

La guerra de Ucrania es el otro gran tema sobre la mesa en Hiroshima, a donde ha llegado este sábado el presidente Volodímir Zelenski, en una visita que no estaba anunciada.

Antes de su llegada, EE UU dio un importante golpe de timón, abriendo la puerta a la entrada de aviones de combate F-16 en kyiv. El presidente Biden avaló la puesta en marcha de un sistema de entrenamiento de pilotos ucranios. Sullivan pronuncia palabras que no dejan ya lugar a dudas: “Mientras el entrenamiento se desarrolla en los próximos meses, trabajaremos con nuestros aliados para determinar cuándo serán entregados los aviones, quiénes los entregarán, y cuántos”.

Asimismo, el G-7 dio impulso a una nueva ronda de sanciones y restricciones contra Rusia, y Washington quiso anunciar un nuevo paquete de ayuda militar a Kiev por valor de 375 millones de dólares (unos 346,5 millones de euros).

El día del cierre de la cumbre este domingo estará marcado por la presencia de Zelenski, quien asistirá a sesiones posteriores y mantendrá encuentros bilaterales. En Hiroshima, funcionarios del país son invitados por el G-7, entre India y Brasil, actores del panorama bélico y las perspectivas de paz en Ucrania. En una comunicación específica sobre Ucrania, los Siete manifestaron que «una paz justa no puede conseguirse sin la completa e incondicional retirada de las fuerzas rusas y esto debe ser incluido en cualquier llamamiento a la paz». El grupo apostó con fuerza por mostrar apoyo a Kiev y dejar claro que no puede haber ninguna negociación sobre Ucrania que no cuente con el consentimiento de Ucrania, bajo la premisa que el agredido tiene derecho a fijar los términos de un eventual diálogo.

Inteligencia artificial

El comunicado final del grupo también envía interesantes mensajes en materia de inteligencia artificial (IA), un avance tecnológico repleto de oportunidades y riesgos. Los Siete subrayan la importancia de desentrañar un diálogo internacional sobre la gobernanza de AI. «Apoyamos el desarrollo de instrumentos de IA confiable a través de organizaciones internacionales y animamos el desarrollo y la adopción de estándares técnicos en organizaciones plurales», manifiestan.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado