junio 8, 2023

El ciclón Mocha deja a miles de personas sin hogar en Bangladesh y Myanmar

Cientos de miles de personas comenzaron a reparar o reconstruir sus hogares y medios de subsistencia el lunes después de que un ciclón mortal azotara Myanmar y Bangladesh durante el fin de semana.

La tormenta, llamada Mocha, mató a varias personas en Myanmar, aunque hubo versiones contradictorias de los líderes en cuanto al número exacto. El gobierno de Myanmar dijo que el número era cinco, pero el gobierno en la sombra, llamado gobierno de unidad nacional, que puede tener más fuentes en las áreas de conflicto remotas del país, dijo que eran 18.

Aunque el daño causado por la poderosa tormenta no fue tan severo como se esperaba, todavía había cientos de miles de refugiados rohingya que quedaron sin hogar, junto con informes de personas que quedaron varadas y tuvieron que abrirse camino entre los escombros de la tormenta para regresar a casa.

Los daños en Myanmar se limitaron principalmente al estado de Rakhine, el estado de Chin y otras áreas occidentales, según funcionarios y trabajadores humanitarios.

Ko Myo Khaing, un rescatista de la ciudad de Sittwe, la capital del estado de Rakhine, dijo que se cree que dos personas murieron en su área.

“Al menos el 90% de Sittwe fue destruido por la tormenta”, dijo. “Todavía no hay electricidad y las líneas telefónicas están caídas. Se desconoce el número de personas afectadas debido a las dificultades de comunicación.

Khaing Thu Kha, un portavoz del Ejército de Arakan, una milicia étnica de Rakhine, dijo que los alimentos recolectados para la emergencia habían sido dañados por la lluvia y que si bien las inundaciones en Sittwe habían retrocedido, todavía estarían altas en otras regiones.

«Dado que es imposible para nosotros ayudar solo con nuestras fuerzas revolucionarias, me gustaría pedir a los países vecinos, incluida la ONU, que nos ayuden», dijo el vocero.

En el estado de Chin, donde se cortaron las líneas telefónicas y de internet desde que los generales de Myanmar dieron un golpe de estado en febrero de 2021, se restableció la comunicación por un breve tiempo justo antes de que llegara el ciclón. Pero eso no fue suficiente.

«No hemos tenido suficiente tiempo para decirle a la gente que evacúe», dijo Salai Mang Hre Lian, gerente de programa de la Organización de Derechos Humanos Chin.

Aunque no se informó de muertes de inmediato en el estado de Chin, Lian dijo que más de mil personas quedaron varadas en los bosques, en extrema necesidad de refugio, alimentos y medicinas, y no habían podido regresar a sus hogares. El transporte fue doloroso; los viajeros tuvieron que enfrentarse a patrullas militares y municiones sin detonar, así como a los efectos de la propia tormenta. Estas condiciones también dificultaron la entrega de suministros de socorro.

Antes de que el ciclón tocara tierra, los fuertes vientos y la lluvia rasgaron las chozas de lona y bambú de los refugiados rohingya que vivían en campamentos raídos a lo largo de la costa de Bangladesh. Más de un millón de rohingya han buscado refugio en Bangladesh después de huir de la persecución en el estado de Rakhine, y ahora habitan en el asentamiento más grande del mundo.

La tormenta golpeó la zona costera alrededor de Cox’s Bazar, justo en la frontera entre Bangladesh y Myanmar, el domingo por la tarde, según el Servicio Meteorológico de Bangladesh. En ese momento, soplaba vientos de hasta 155 millas por hora, según estimaciones del Centro Conjunto de Alerta de Tifones justo antes de aterrizar.

Los videos publicados en las redes sociales mostraban a hombres y mujeres caminando por el agua rodeados de postes de electricidad destrozados, techos de tejas volados, vallas publicitarias y láminas de metal arrugadas.

En Bangladesh, donde no se reportaron muertes inmediatas, el ciclón dañó alrededor de 3.000 refugios rohingya, y algunos quedaron completamente destruidos, dijeron las autoridades. La oficina del Comisionado para los Refugiados de Bangladesh informó que 32 centros de aprendizaje y 29 mezquitas sufrieron daños.

Los campos de refugiados, que se extienden sobre terreno montañoso y fangoso, sufrieron 120 deslizamientos de tierra durante la tormenta y al menos 5.300 refugiados fueron trasladados a lugares más seguros. En el área más amplia de Cox’s Bazar, un total de 13.000 viviendas resultaron dañadas o destruidas. Alrededor de 250.000 personas necesitaban comida y refugio hasta el domingo por la noche, según el gobierno de Bangladesh.

En la zona de Cox’s Bazar, Arefa, de 25 años, quien tiene apellido y vive con su esposo y dos hijos de 6 y 4 años, describió con horror cómo la tormenta derribó un árbol sobre su choza de bambú y plástico. . La familia salió ilesa y se refugió con un líder comunitario.

«Me acosté en el suelo de la casa de alguien con mis hijos a mi lado, pensando: ‘¿Vamos a seguir así toda nuestra vida?'», dijo con voz temblorosa.

Una serie de incendios e inundaciones han devastado los campamentos de rohingya en los últimos seis años, pero el barrio pobre de la Sra. Arefa solo había sido dañado una vez antes: hace dos años, cuando otra tormenta arrasó con su techo de lona. La vida ya era difícil para su familia en Myanmar, incluso antes de octubre de 2016, cuando las fuerzas armadas llegaron a su aldea y la incendiaron. Su familia se quedó sin hogar y no tuvo más remedio que huir a Bangladesh, dijo, un viaje que tomó varios días a pie.

Ahora tendrán que empezar de nuevo. Regresó a su maltrecha cabaña esta mañana, dijo, y descubrió que alguien había robado el cilindro de gas para cocinar. «Queremos volver a Myanmar, pero no hay esperanza de que eso suceda pronto», dijo. «Mis dos hijos, no les veo futuro».

judson jones informe aportado.