mayo 26, 2024

¿Por qué escuchamos canciones tristes? Un nuevo estudio ofrece una respuesta.

Otros científicos, incluido Patrik Juslin, psicólogo musical de la Universidad de Uppsala en Suecia, argumentan que tales hallazgos hacen poco para aclarar el valor de la música triste. Escribió en un artículo: «Simplemente cambian la carga de la explicación de un nivel, ‘¿Por qué el segundo movimiento de la sinfonía Eroica de Beethoven causa tristeza?’, A otro nivel, ‘¿Por qué un tempo lento causa tristeza?’

En cambio, el Dr. Juslin y otros han propuesto que existen mecanismos cognitivos mediante los cuales se puede inducir la tristeza en los oyentes. Reflejos inconscientes en el tronco encefálico; sincronizar el ritmo con una cierta cadencia interna, como un latido del corazón; respuestas condicionadas a sonidos particulares; recuerdos disparados; contagio emocional; una evaluación reflexiva de la música – todo parece jugar un papel. Tal vez, por ser la tristeza una emoción tan intensa, su presencia puede provocar un reacción empática positiva: Sentir la tristeza de alguien puede conmoverte de manera prosocial.

«Simplemente te sientes solo, te sientes aislado», dijo el Dr. Knobe. «Y luego está esta experiencia en la que escuchas música, o tomas un libro, y sientes que no estás tan solo».

Para probar esta hipótesis, él, el Dr. Venkatesan y George Newman, un psicólogo de la Escuela de Administración Rotman, establecieron un experimento de dos partes. En la primera parte, dieron una de cuatro descripciones de canciones a más de 400 sujetos. Una descripción era de una canción que «transmite emociones profundas y complejas», pero que también era «técnicamente muy defectuosa». Otro describió una canción «técnicamente perfecta» que «no transmite emociones profundas o complejas». La tercera canción fue descrita como profundamente emotiva y técnicamente perfecta, y la cuarta como técnicamente defectuosa y sin emociones.

Se pidió a los sujetos que indicaran, en una escala de siete puntos, si su canción «encarna lo que es la música». El objetivo era aclarar la importancia de la expresión emocional en general (alegría, tristeza, odio u otros) para la música en un nivel intuitivo. En general, los sujetos informaron que las canciones profundamente emotivas pero técnicamente defectuosas capturaron mejor la esencia de la música; la expresión emocional era un valor más destacado que la competencia técnica.

En la segunda parte del experimento, que involucró a 450 sujetos nuevos, los investigadores dieron a cada participante 72 descripciones de canciones emocionales, que expresaban sentimientos como «desprecio», «narcisismo», «inspiración» y «lujuria». A modo de comparación, también les dieron a los participantes indicaciones que describían una interacción conversacional en la que alguien expresó sus sentimientos. (Por ejemplo: “Un conocido le habla sobre su semana y expresa sentimientos de melancolía”). En general, las emociones que experimentaron los sujetos estaban profundamente arraigadas en “qué es la música” y también hicieron que las personas se sintieran más conectadas entre sí en conversación: amor, alegría, soledad, tristeza, éxtasis, calma, pena.

Mario Attie-Picker, un filósofo de la Universidad Loyola de Chicago que ayudó a dirigir la investigación, encontró los resultados convincentes. Después de revisar los datos, se le ocurrió una idea relativamente simple: tal vez escuchamos música no por una reacción emocional (muchos sujetos informaron que la música triste, aunque artística, no era particularmente agradable) sino por el sentimiento de conexión con los demás. Aplicado a la paradoja de la música triste: nuestro amor por la música no es una apreciación directa de la tristeza, es una apreciación de la conexión. El Dr. Knobe y el Dr. Venkatesan abordaron rápidamente.