julio 14, 2024

Niños colombianos encontrados en selva huyeron de grupo armado

Niños colombianos encontrados en selva huyeron de grupo armado

Los cuatro niños que sobrevivieron 40 días casi insondables en la selva colombiana después de que su avioneta se estrellara en la selva amazónica habían abordado el avión porque huían para salvar sus vidas.

Manuel Ranoque, el padre de los dos sobrevivientes más jóvenes, explicó en una entrevista que un grupo armado que reclutaba niños a la fuerza mediante amenazas de violencia había tomado el control de su región de origen en el sur de Colombia.

Temiendo que su familia fuera la siguiente, dijo, los familiares habían tratado de sacar a los niños del territorio, a un pueblo donde pudieran vivir seguros.

Luego, el avión de escape de los niños se estrelló, matando a su madre y a otros dos adultos y enviando a los cuatro a un traumático viaje de supervivencia de una semana a través de la selva amazónica. La hija mayor, Lesly, de 13 años, actuó como guía y madre de sus hermanos, ayudándolos a navegar por el bosque.

“Tenía mucho miedo de que los niños fueran reclutados”, dijo el Sr. Ranoque, quien, como otros, habló por teléfono. Agregó que los grupos armados del país «no tienen respeto, son capaces de reclutar a un niño de 2 años».

El rescate de los niños la semana pasada brindó un raro momento de celebración unificada en una nación profundamente dividida, con grandes sectores de la sociedad, de izquierda a derecha, elogiando el trabajo del equipo de búsqueda. Gustavo Petro, el presidente de izquierda del país, calificó el rescate de «mágico» e Iván Duque, su antecesor conservador, lo calificó de «mágico».un milagro.”

Pero la historia de los niños – Lesly, Soleiny, 9, Tien, 5 y Cristin, 1 – todos del grupo indígena Huitoto, es también un claro recordatorio de los peligros que miles de niños rurales colombianos enfrentan todos los días.

Durante décadas, el país ha sido aterrorizado por grupos armados, incluidas las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC. En 2016, las FARC acordaron deponer las armas. Pero el estado nunca tomó el control de muchos lugares donde alguna vez prosperaron los rebeldes.

Atrapados en medio de estas facciones en guerra se encuentran los civiles rurales de Colombia, y los niños son las víctimas más jóvenes, que sufren el desplazamiento, el reclutamiento y las muertes y desapariciones de familiares y líderes comunitarios.

El resguardo indígena donde viven los niños, junto al pequeño pueblo de Araracuara en el departamento de Amazonas, está sumamente aislado, según cuenta su tío abuelo, Fidencio Valencia. “No hay alcantarillado; no hay electricidad”, dijo. “No hay nada, estamos todos abandonados por el Estado.

Los habitantes de Araracuara y sus alrededores han sido objeto de violencia en los últimos meses, según la Defensoría del Pueblo de Colombia, que rastrea los abusos contra los derechos humanos y atribuye los asesinatos y el reclutamiento de niños en la zona a un grupo de disidentes de las FARC que se autodenominan Frente Carolina Ramírez. .

“La gente vive con miedo y tiene mucho miedo de hablar porque tienes que proteger a tu familia”, dijo una residente de Araracuara, una mujer huitota que pidió que no se usara su nombre, por preocupación por la seguridad de su familia.

Al menos otros dos grupos armados operan en la zona, dijo.

Pero un comandante del Frente Carolina Ramírez que usa el seudónimo de Danilo Alvizu dijo que su grupo no amenazó a los niños, según mensajes de texto enviados a The Times el miércoles. «Es totalmente falso», dijo sobre las declaraciones de Ranoque.

«Como todos los colombianos, estamos encantados de que los cuatro niños sobrevivientes del accidente aéreo en mayo pasado hayan sido encontrados con vida», dijo el grupo en un comunicado separado a los medios.

El jefe del ejército colombiano, el mayor general Helder Giraldo, dijo en una reunión con periodistas el martes que los funcionarios estaban al tanto de las declaraciones de Ranoque sobre el grupo armado y estaban monitoreando la situación.

En la selva, el esfuerzo por encontrar a los niños después de que su avión se estrellara, llamado Operación Esperanza por el gobierno, fue liderado por el ejército colombiano y miembros de la Guardia Indígena, una fuerza de defensa civil desarmada compuesta por decenas de miles de personas de varios caminos de la vida. tribus Unas 300 personas participaron en la búsqueda, según el ejército.

Lesly ayudó a sus hermanos construyendo refugio, encontrando comida y animándolos, dijo Luis Acosta, coordinador nacional de la Guardia Indígena, quien formó parte del equipo de búsqueda y fue a entrevistarse con el grupo que finalmente encontró a los niños.

A los niños indígenas de la región se les enseña en casa y en la escuela cómo entender la selva tanto práctica como espiritualmente desde una edad temprana, dijo el Sr. Acosta, quien es de otra tribu, los Nasa. Lesly probablemente habría estado lista para cuidar a sus hermanos menores.

“Desde los 13 años ya asumimos roles de adultos”, dijo, “porque tenemos que hacerlo en el territorio. En la vida, teníamos que hacerlo así.

Los animales salvajes, las serpientes venenosas y las plantas venenosas están presentes en la Amazonía colombiana. Las autoridades dijeron que los niños sobrevivieron comiendo frutas silvestres y harina de mandioca de los restos del avión y kits de supervivencia arrojados por helicópteros.

Acosta dijo que durante 20 noches el grupo de búsqueda durmió en hamacas cerca del lugar del accidente y se movía en grupos durante el día para buscar a los niños.

Para el sustento, los miembros del equipo de investigación comieron un pan tipo galleta conocido como casabe, así como también comida enlatada, pescado de río y mojojoy., un tipo de larva que se encuentra en las palmeras.

Cada vez que encontraron un rastro de los niños -una huella, un pañal- que sugería signos de vida, se animaron, dijo. Cada vez que llovía demasiado para buscar, se desanimaban.

Bergantín. El general Pedro Sánchez, quien dirigió la Operación Esperanza, dijo que los árboles en la selva pueden alcanzar los 100 pies o más, bloqueando la luz y dificultando ver a alguien incluso a unos pocos pies de distancia.

El equipo de búsqueda lanzó volantes desde helicópteros y transmitió mensajes de la abuela de los niños en el idioma huitoto diciéndoles que se quedaran quietos y esperaran ayuda.

El general Sánchez dijo que los niños habían escuchado los mensajes y visto los volantes, pero continuaron moviéndose, por lo que era difícil encontrarlos.

“¿Por qué se mudaron? » dijo. “Son los únicos que saben. »

El 9 de junio, cuatro miembros indígenas del grupo de búsqueda encontraron a los niños a menos de cuatro millas al oeste del lugar del accidente, dijo el Gral. Sánchez. Encontraron a Lesly con el niño de un año en brazos. El niño de 5 años estaba acostado debajo de un mosquitero, dijo, y los niños explicaron que tenían hambre. (Los dos más jóvenes tenían fiestas de cumpleaños en la selva.)

Después de eso, rastrearon a los comandos, quienes les dieron primeros auxilios y líquidos a los niños. Pronto llegó un helicóptero para transportarlos fuera de la selva. El martes estaban en un hospital militar en Bogotá.

“El niño, cuando vio a los indígenas, dijo: ‘Mi madre está muerta’”, dijo el general Sánchez. Los rescatistas intentaron desviar la conversación diciendo: “Tu abuela te está esperando y te está buscando.

Federico Ríos informe aportado. Sonido producido por tally abecassis.