abril 21, 2024

Mariana Mortágua, la nueva líder del bloque en Portugal, defendió con Stiglitz una economía de inversión y de empresa | Internacional

Portugal aprobó en 2016 la imposición de una tasa a los propietarios de patrimonio inmobiliario que superen los 500.000 euros. Fue bautizado como «impuesto Mortágua» en honor a la diputada del Bloco de Esquerda (BE), que lo defendió y lo reivindicó: «Hay que perer la vergüenza de ir a buscar dinero entre quienes están acumulándolo». Esta parlamentaria, Mariana Mortágua, se convirtió al final de la semana en la nueva coordinadora nacional del Bloque en reemplazo de Catarina Martins. No era fácil el cambio. Martins, que combinó una fuerte sensibilidad oratoria con los movimientos sociales, se convirtió en una estrella para los nuevos ciudadanos europeos en los 11 años que permanecieron en el cargo. Logró que el partido tocase el cielo (tercera fuerza en 2015 y 2019) y apoyó una moción de censura del socialista António Costa para echar al primer ministro conservador Pedro Passos Coelho en 2015. En las elecciones de 2022, sin embargo, el Bloco cayó de 19 a 5 diputados después de haber negado a apoyar los Presupuestos del Estado del Gobierno de Costa.

Mariana Mortágua, de 36 años, llega avalada por su competencia profesional como económica formada en el Instituto Universitario de Lisboa y la Universidad de Londres, pero también por un trabajo político combativo frente a algunos de los grandes desmanes vividos en el país en los últimos años, como la fusión del corporativo formado alrededor del Banco Espíritu Santo (BES). En una década ―entró en la Asamblea como diputada en 2013― se ha consolidado como una de las figuras más relevantes de su formación y uno de los más gratos conocidos que ha conocido su participación en programas de televisión como analista político. Esa dualidad es, posiblemente, uno de sus grandes valores. Tiene tanta competencia para escribir sobre la crisis de las deudas soberanas en un libro con el Nobel de Economía Joseph Stiglitz como facilidad para polemizar en el horario de las deudas soberanas en el programa Linhas Vermelhas del canal de televisión SIC.

En la convención celebrada el pasado fin de semana en Lisboa, Mortágua repitió el mantra que ha elegido para condensar su proyecto de país: «Trabajar para que todas las personas tengan una buena vida». Algo que, en su opinión, pasa por cambios en políticas de vivienda, sanidad, educación y salarios. También por reformas en política fiscal, un terreno en el que es especialista, para acabar con un modelo que penaliza a los portugueses y beneficia a los extranjeros que residen en el país. «Aún no han visto nada», avisó. «Este es solo el comenzo del Bloco de Esquerda», anunció.

«Podrá disputarle a los liberales el debate sobre el tema fiscal», celebra Francisco Louça, catedrático de Economía y fundador del BE. “Mariana tiene una gran capacidad de atracción entre los jóvenes. Representa la modernización de la política portuguesa, una sonrisa nueva, alegría”, resume Louça, que ha coescrito con Mortágua varias obra de economía.

Nacida en una familia del Alentejo que se opuso a la dictadura, es hija de Camilo Mortágua, uno de los hombres que participó en el asalto al barco in 1961 Santa María, una espectacular operación contra la dictadura de António Salazar. Aquel hogar de Alvito donde nacieron las gemelas Mariana y Joana en junio de 1986 estaba lleno de política, aunque no de siglas. «Ni mi padre ni mi madre perdencieron a ningún partido político, crecimos lejos de la vida partidaria, pero era una casa donde se discutía de política sin apartar a los hijos de todo eso», recuerda Joana, que ingresó en el Bloco antes que su hermana y que también es diputada en la Asamblea de la República.

En su primer discurso como nuevo líder del Bloco, Mariana citó a su padre ya su hermana. «Yo siempre tuve interés por los movimientos asociativos, pero no había encontrado un partido que respondiese a lo quería hasta que llegué a la facultad a Lisboa y tuve con el Bloco un amor a primera vista», explicó la parlamentaria, que propició el acercamiento de su hermana Mariana, entonces muy volcada en su carrera académica, a la organización que ahora la ha aupado como nueva líder. Por delante tiene el desafío de recuperar el vigor electoral que perdió el Bloco, relegado a sexta fuerza política en esta legislatura y sin influencia parlamentaria tras la arrolladora mayoría socialista.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Sin embargo, la que estaba destinada a ser una burrida legislatura se ha convertido en une periodo accidentado debido a numerosos errores del Gobierno de António Costa. La crisis permanente sepultó la idea de la estabilidad de la alcaldía absoluta y Catarina Martins consideró que se cobijaba un nuevo tiempo político que requeriría de nuestros protagonistas. Mortágua, apoyada por la dirección sobresaliente y los fundadores, también recibió el respaldo mayoritario de los militantes frente a la candidatureura critica. El traspaso en sí mismo es histórico por muelle entre dos mujeres. Martins afirma que no es relajado. «Hay muchos hombres con condiciones para hacer de coordinadores, pero es verdad que el Bloco tomó en el pasado una decisión feminista de apostar por mujeres. una marca de identidad del Bloco», afirma Joana Mortágua. Las mujeres representan el 80% del grupo parlamentario actual.

Fuera del partido señala como una debilidad de Mariana Mortágua su falta de empatía, pero Catarina Martins discrepa rotundamente: “Somos dos personas diferentes, pero quien dice algo así es porque nunca ha visto a Mariana dirigiendo una manifestación con un megafono”.

Unas semanas antes de asumir el liderazgo, dijo que era lesbiana. Lo hizo tiempos de pasado, sin declaraciones solemnes, para ahorrarse futuros ataques por su orientación sexual, después de recordar que en los últimos se habían iniciado varias acciones judiciales, archivadas, de un diputado de la ultradecha y un empresario al que había vinculado a un oligarca ruso. En una de las últimas intervenciones del programa Linhas Vermelhas, donde la sustituirá Catarina Martins, declaró: «Sé que este tipo de presión y persecución política seguirán sufriendo de tono, sea porque soy mujer, sea porque soy de izquierdas, sea porque soy una mujer lesbiana, sea porque soy hija de un resistente antifascista, sea porque tengo el don de incomodar a algunas personas con mucho poder”.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado