abril 12, 2024

La investigación del accidente de ferrocarril de India se aplica a un fallo en el sistema de señalización | Internacional

Las autoridades de la India han dado por concluidas este domingo las labores de rescate de los pasajeros que viajaron en los trenes que décarrilaron el viernes. El número oficial de fallecidos baja a 275, 13 menos que los certificados el sábado. “Algunos cuerpos se habían contado dos veces”, explicó este domingo Pradeep Jena, secretario general del Estado de Odisha, en el este del país, donde ocurrió el accidente. El número de heridos, sin embargo, ha crecido hasta 1.200. Al menos 900 ya han sido dados de alta, mientras que 260 permanentes ingresados, uno de ellos en estado grave, según las cifras aportadas por el Gobierno de Odisha. “Ahora, el rescate ha concluido”, agregó Jena en declaraciones a Reuters.

La sobria investigación de las causas del accidente se centra en cómo el Coromandel Express cabó entrando en una vía de servicio, cuando y estaba ocupado por otro vehículo. La gestión de los cambios de vía se realiza con un sistema informático, que «no debería haber permitido que el Coromandel entrara en esa vía», ha aclarado una de las ejecutivas de Indian Railways, Jaya Varma Sinha, en una rueda de prensa recogida por Reuters. «Sospechamos que ha ocurrido algo con el sistema de señalización, un mal funcionamiento, pero estamos esperando las conclusiones de la comisión de seguridad», ha agregado.

La compañía pública de trenes (Indian Railways) defendió su gestión: asegura que una de sus prioridades es la mayor de la seguridad y recalca que trabaja con unas envejecidas infraestructuras. A pesar de que aún no hay una versión oficial sobre lo sucedido, las conclusiones preliminares de las pesquisas apuntan a que el viernes el Coromandel Express, que había partido de Calcuta en dirección Chennai, devió de la ruta principal y terminó en una secundaria, Donde estaba aparcado un tren de mercancías, con el que chocó a una velocidad de 128 kilómetros por hora sobre las 19.00, reloj local (las 15.30 en la península española).

El impacto tuvo que la cabecera, así como los primeros vagones ―»Cuatro o cinco», ha dicho la empresa pública ferroviaria― descarrilaran e invadieran la vía vecina. Por ella circulaba el Howrah Superfast Express, a 126 kilómetros por hora. Los dos últimos convoyes sufrieron el chocque, que también afectó al resto del tren, y se salieron de las vías. Estos últimos cayeron sobre los que poco antes habían quedado desperdigados por la zona, agravando el accidente y creando una situación caótica, con muertos, heridos y hierros apilados y entremezclados.

El equipo directivo de la empresa pública, que depende del Ministerio de Ferrocarriles, también ha pedido que la Oficina Central de Investigación (el CBI por sus siglas en inglés) esté involucrada en la investigación, según ha confirmado el ministro del ramo, Ashwini Vaishnaw. «El objetivo es terminar las labores de limpieza el miércoles para recuperar la normalidad y que las vías vuelvan a estar operativas», ha dicho el ministro a Reuters, que también ha hablado de dar con los «criminales», insinuando, sin pruebas y sin dar más detalles, posible sabotaje.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

Familiares de las victimas del accidente de trenes en la India intenten identificarlos, este domingo en Balasore, en el Estado de Odisha. Prensa Asociada/LaPresse (APN)

«Los que sean encontrados culpables, serán duramente castigados», había declarado el primer ministro Narendra Modi el sábado, cuando visitó la zona para acompañar a los sobrevivientes ya los familiares de los fallecidos. Las múltiples tragedias de Odisha son una de las peores tragedias ferroviarias del país en décadas, y a un año de la convocatoria de elecciones generales, ha reabierto el debate sobre la seguridad ferroviaria en el país asiático, cuya red, con unos 68.000 kilómetros de trazado , es el sector más grande del mundo y, de hecho, ―tras varios ejercicios con descenso de viajeros consecuencia de la pandemia de covid― está utilizado por unos 13 millones de viajeros diarios, según ha confirmado la empresa pública.

En los últimos años, el Gobierno de Modi ha iniciado un plan de modernización ferroviaria ―con una reversión de unos 28.000 millones de euros, según la agencia Afp― que incluye la puesta en funcionamiento de trenes «superrápidos» (que pueden circular a una velocidad máxima de 130 kilómetros por hora) para facilitar la conexión del país y estimar la economía. Modi tenía previsto este sábado presentar un nuevo tren eléctrico, entre Bombay y Goa, que, según habían anunciado, está equipado con un moderno sistema de seguridad para evitar las colisiones.

La modernización de Ferroviaria del Gobierno por parte de Modi también ha sido criticada por la oposición que no va acompañada de una renovación de la infraestructura o una mejora de las condiciones de seguridad. El tren es el medio de transporte preferido ―y el más económico― de la India, qu’ha desbancado a China como el país más poblado del mundo. “Diariamente, en India se programa un medio de 20.000 servicios de tres. Los operacionales no son raros”, explicó a la agencia Afp Subodh Jain, extrabajador de Indian Railways y gerente de la empresa entre 2011 y 2013. Según este experto, la presión de gestionar tantos recorridos es tan alta que hace complicado. “Es necesario un cambio radical”, ha agregado.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.