mayo 26, 2024

Terapia con células CAR-T, para rescatar cánceres más resistentes

La terapia con células CAR-T (Chimeric Antigen Recetor T-Cell) está convirtiendo en las esperanzas más que reales para pacientes con algunos cánceres de la sangre que habían mostrado resistentes a varios tratamientos y que condenaban a los pacientes. Dos estudios que se han presentado en la Reunión Anual 2023 de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés) y publicados simultáneamente en “El diario Nueva Inglaterra de medicina», confirmando el potencial de una terapia innovadora en el dorso de tumores hematológicos: mieloma múltiple y linforme de células B grandes.

CAR-T no es un medicamento al uso. Es un fármaco ‘vivo’ fabricado por cada enfermo con una elaboración particular: se extraen las células del sistema inmune (linfocitos T) del paciente, se modifican genéticamente par que sean más potentes y selectivas y se vulven a infundir en el paciente.

El mieloma multiple es el segundo cancer de la sangre mas frecuente. Se trata de un cáncer de las células plasmáticas, localizado en el hueso medular, cuyo papel es básico en el sistema inmunológico. Desafortunadamente, a pesar de los importantes avances experimentados en el tratamiento del mieloma múltiple, la mayoría de los pacientes siguen recayendo de la enfermedad y terminan siendo reflectantes (resistentes) a los fármacos disponibles hasta la fecha.

Pero el estudio liderado Jesús San Miguel, de la Universidad de Navarra y especialista del Área de Cáncer Hematológico del Cancer Center Clínica Universidad de NavarraDemuestra que un tipo de terapia celular, denominada CAR-T Cilta-cel, logra excelentes resultados en pacientes con miel múltiple que habían recaído de su enfermedad después de las primeras líneas de tratamiento y que, además, eran reflectarios a lenalidomida.

El Cilta-cel es un CAR-T, por lo que se trata de una terapia en la que ha modificado los linfocitos del paciente en el laboratorio para que detecten el tumor y puedan combatirlos una vez infundidas de nuevo en el paciente.

El estudio, multicéntrico y de carácter internacional, ha tratado un caso de más de 400 pacientes que han vivido entre una y dos líneas de tratamiento y que más han resistido ante la lenalidomida.

Los resultados obtenidos en los 12 meses de inicio del tratamiento mostraron que la supervivencia libre de progresión -la medida de tiempo hasta tener una recaída- estaba en el 76% en los pacientes tratados con CART-T frente al 48% de los que recibieron el estándar de tratamiento.

“El mieloma es probablemente el cáncer en el que más se ha avanzado en la última década, ya que se ha aprobado más práctica médica para combatir la enfermedad, se ha sumado a esta nueva terapia celular”, asegura San Miguel.

Sin embargo, puesto que su uso limitado a fases avanzadas de la enfermedad, el objetivo sería utilizarlo en estapas más precoces: mal pronóstico y resistencia a lenalidomida. El siguiente paso sería proponer un ensayo para aplicarlo en el nuevo diagnóstico. Si tan bueno ha sido en estadios tardíos, queremos demostrar que puede ser muy bueno en fases anteriores», concluye.