febrero 27, 2024

Reino Unido: Sunak anuncia otros dos barcos gigantes para albergar a los inmigrantes irregulares que lleguen al Reino Unido | Internacional

Si Boris Johnson defendió sus políticas frente a la justicia, Rishi Sunak defendió sus opiniones. The first British minister ha viajado este lunes a Dover, la localidad costera inglesa más cercana al continente europeo (origen del eurotúnel que conecta con la ciudad francesa de Calais) para defender con cifras su plan contra la inmigración irregular. «Desde enero a mayo de este año, el número de embarcaciones que han intentado cruzar [el canal de la Mancha] se ha reducido al 20% [respecto al mismo periodo de 2022]. Es decir, en una quinta parte. Nunca habíamos visto eso antes. Y se trata de cifras específicas del Reino Unido, porque en Europa la cifra ha aumentado más de un 30%”, ha asegurado Sunak.

El Ministerio del Interior del Reino Unido ha comenzado a publicar cifras actualizadas de las personas retenidas en el canal cuando vio que el problema crecía exponencialmente año tras año. En 2019 apenas fueron 1.900 los inmigrantes retenidos después de su travesía. En 2022, Legaron tiene casi 46.000. En los cinco primeros meses de este año, resalta Sunak, el número de personas controladas por la policía de fronteras fue de 7,600.

La mayoría de las medidas anunciadas por el Gobierno británico para poner freno a la llegada de pateras son todavía proyectos sobre el papel, pero el primer ministro está convencido de que han tenido un efecto disuasorio que ha ayudado a frenar intentos de alcanzar la costa inglesa. Aún no ha sido alojado en el bibby estocolmo, Anclado en el puerto de Portland, el medio millar de inmigrantes varones que Downing Street anunció a principios de abril. Y Sunak ya ha anticipado este lunes qu’ha adquirido otras dos de esas embarcaciones gigantes que las críticas con la política migratoria del Gobierno han definido como las prisiones flotantes. Las dos instalaciones permitirán albergar a otros 1.000 inmigrantes.

“Debemos reducir el número de hoteles utilizados para alojarlos [según cálculos de la BBC —el Gobierno no ha dado cifras—, unos 395 establecimientos en los que viven más de 51.000 solicitantes de asilo], porque su presencia está creando tensiones en las comunidades donde se encuentran. Además del propio coste que genera, de unos seis millones de libras (6,9 millones de euros) diarios. No es justo y necesitamos reducir esos números”, dijo Sunak. El primer ministro atribuye la mayor parte de la situación al acuerdo de seguridad firmado con Francia para patrullar y financiar conjuntamente el control de sus costas; oa los pactos cerrados con Albania o Bulgaria para luchar contra las mafias que controlan la inmigración irregular y para devolver por vía expeditiva a los ciudadanos que lleguen a las costas inglesas. En 2022, una cuarta parte de los retenidos eran albaneses. En lo que va de año, Francia ha evitado que crucen el canal unas 33.000 personas, según Sunak. Un 40% más que un año antes.

Las deportaciones a Ruanda, congeladas

La realidad, sin embargo, es que las deportaciones de inmigrantes a Ruanda, la medida estrella del Gobierno aplaudida por el ala dura del Partido Conservador, todavía no han comenzado, después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos frenara in extremis en junio del año pasado el primer vuelo. Y el Gobierno de Sunak está más obcecado en cambiar la Convención Europea de Derechos Humanos, para evitar otra intervención como aquella, que en comenzar a usar la Ruanda solución.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

La Ley de Inmigración Ilegal, que contemplaba la posibilidad de expulsar de inmediato a los inmigrantes irregulares, sin derecho a solicitar asilo, ya ha completado la primera tramitación en la Cámara de los Comunes, pero de esta semana se enfrentará a la dura oposición de muchos de la Cámara de los Lores, incluido el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, que cuestionan su humanidad o su respeto a la legalidad internacional. La aprobación final del texto podría retrasarse hasta finales de año.

«Esta ley deja claro de un modo inequívoco que quien llegue a este país de un modo ilegal [Sunak se resiste a hablar de “inmigración irregular”, como solicita Naciones Unidas] no podra quedarse. Se enviará inmediatamente a su lugar de origen, si es seguro, o si no a Ruanda o un tercer país”, ha insistido el líder conservador, que resaltó, en un mensaje directo a la Cámara de los Lores, lo importante que es para él que el texto finalmente entra en vigor.

El primer ministro ha simbolizado en la llegada de las pateras su lucha contra la inmigración irregular, una de las obsesiones del Partido Conservador. Sunak llegó aprometedor que reduciría las cifras a la mitaddurante su mandato, pero ya ha optado por no repetir esa promesa.

Después de 10 días, la Oficina Nacional de Estadística reveló que el número neto de inmigrantes que legaron al Reino Unido en 2022 fue de 606.000 personas, un récord de 24% más que las 488.000 personas registradas un año antes. Y lo paradójico era que el saldo de inmigrantes llegados de la EU dure ese periodo fue negativo, desalentados por un Brexit que pretendía recuperar el control de las fronteras, y que tan solo ha logrado cerrar esas fronteras a los ciudadanos comunitarios, mientras se multiplican los recien llegados del resto del mundo.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado