febrero 24, 2024

Patrick Mahomes derrota a Baltimore en casa para jugar su cuarta Super Bowl en cinco años | Deportes

Baltimore, el mejor equipo de la temporada, se ha topado este domingo con el muro de Kansas City. Los Chiefs, al borde de convertirse en una dinastía de la NFL, han impuesto su estilo de juego en la final de la Conferencia Americana. Patrick Mahomes ha comandado un despliegue ofensivo para llevar a su equipo de nueva cuenta a la Super Bowl. Kansas City buscará el 11 de febrero su cuarto título frente al ganador del partido entre San Francisco y los Detroit Lions, quienes buscan colarse a la primera final de su historia. Mahomes disputará su cuarta final y defenderá el campeonato que logró en 2023. Con 28 años, persigue a la leyenda de Tom Brady.

Mahomes ha enfrentado, con esta final de conferencia, una de las pruebas más difíciles desde 2018, cuando llegó al equipo. No había sido su mejor temporada, con el porcentaje de pases más bajo desde que inició su carrera. El primer cuarto dejó claro que comparecía en su mejor forma. El equipo se ha convertido en un peligroso visitante en los playoffs. En los años anteriores, los Chiefs se habían jugado el pase a la Super Bowl en casa en cinco ocasiones. Ahora han logrado el título de la conferencia ante un público hostil y desafiando las estadísticas. Los equipos visitantes tenían una marca de 35 victorias y 71 derrotas en finales de campeonato. Solo Patrick Mahomes puede desafiar a contracorriente esta tendencia.

Kansas había recibido buenas noticias el sábado, cuando se había confirmado que Isaiah Pacheco estaba sano y podría jugar. El corredor ha sido una pieza centran en el juego terrestre de los Chiefs. Contra los Bills, el jugador registró 97 yardas y un touchdown en el juego divisional contra Buffalo. Esta tarde, Pacheco tuvo cuatro recepciones para 66 yardas y una anotación. Pacheco coronó la segunda posesión que tuvo Kansas City marcando por tierra en el primer cuarto. El equipo dio una magistral clase de ataque con una ofensiva de 16 jugadas y 75 yardas que duró nueve minutos. En la primera mitad, los Chiefs tuvieron el balón durante 20 minutos frente a nueve del equipo de Lamar Jackson.

La final de la conferencia comenzó siendo un electrizante choque de ofensivas. Pero el juego evolucionó para convertirse en una medida entre las defensivas, lo que confirmó un viejo adagio del fútbol americano. Son estas las que consiguen los títulos a pesar de que la gloria suele reservarse a las ofensivas. El tacle defensivo Charles Omenihu capturó a Lamar Jackson en su yarda 29 durante el segundo cuarto. El quarterback soltó el balón, lo que frustró la posibilidad de que Baltimore respondiera a la segunda anotación de los Chiefs. Jackson pasó 20 de 37, logrando 272 yardas. Protagonizó uno de los mejores momentos del juego en el segundo cuarto, cuando capturó un pase suyo que golpeó en un defensor y estuvo cerca de ser interceptado. En cambio, el quarterback sumó 13 yardas. Jackson, de 27 años, aún aspira a conseguir su segundo MVP tras la temporada.

El destino del juego lo selló el defensivo de Kansas L’Jarius Sneed en el tercer cuarto, cuando los Ravens iban solo 10 abajo en el marcador. Un manotazo provocó un balón suelto cuando el novato Zay Flowers estaba cruzando la línea de anotación. El momento fue una decepción colectiva para los de Maryland, que albergaron su primer juego de conferencia desde 1971.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.