julio 17, 2024

menos en el centro de las ciudades y más en las afueras

menos en el centro de las ciudades y más en las afueras

La depresión va por barrios. A estas alturas no sorprende que la depresión sea menos frecuente en el campo. El estrés, el ruido, la contaminación atmosférica, la soledad y la falta de luz solar en la planta baja de un piso alto son solo algunos algunos ejemplos de los problemas a los que los enfrentan los habitantes de las ciudades. Por supuesto, es posible que estos factores estén detrás del aumento del 39% de riesgo de presión en las zonas urbanas de los países de Europa Occidental y EE.UU.

Pero encontró que algunas zonas urbanas son mejores que otras. Así lo asegura un nuevo estudio publicado en «Avances científicos» que considera que los habitantes de los barrios ubicados en las afueras de las ciudades tienen más probabilidad de sufrir depresión que los del centro.

¿La causa?

La investigación, llevada a cabo por los investigadores de la Universidad de Yale (EE.UU.), cansado Universidades de Estocolmo y Gävle(Suecia) y la Universidad de Aarhus(Dinamarca), analizó una gran cantidad de material. Mediate herramientas de aprendizaje automático, examinó imágenes de satélite de todos los edificios de Dinamarca a lo largo de 30 años (1987-2017). A continuación, se clasifica en diferentes categorías según la función de la altura y la densidad.

“Combinamos el mapa resultante con direcciones residenciales individuales y registros sanitarios y socioeconómicos de Dinamarca. Esto nos permite tener en cuenta factores conocidos que aumentan el riesgo de presión, como el estatus socioeconómico o que los padres han sido diagnosticados con enfermedades mentales”, explican los investigadores. Karen Chen y Stephan Barthel en un articulo La conversación.

Los resultados no muestran una correlación clara de que los centros urbanos densos influyen en la depresión. Esto puede deberse a que los centros urbanos densos pueden ofrecer relativamente más oportunidades de interacción y creación de redes sociales, lo que puede beneficiar a la salud mental, escriben en el artículo.

El riesgo alto de presión más encontrado en las afueras, urbanizaciones de casas bajas y unifamiliares

Tampoco porque las zonas rurales aumentan el riesgo de problemas de salud mental. En cambio, tras tener en cuenta los factores socioeconómicos, el riesgo más alto encontrado en los suburbios de casas bajas y unifamiliares.

Entonces, ¿qué factores del entorno eran los más importantes para el bienestar psicológico? Averiguarlo serviía para que las ciudades puedan diseñarse mejor para ser sstenibles y favorecer la salud mental.

Una hectárea de terreno puede albergar la misma cantidad de población con densos rascacielos o con escasos rascacielos. Los rascacielos pueden estar en denses y bulliciosos districts de negocios o en zonas urbanas menos denses, con apartamentos de lujo frente a una gran zona verde.

Los barrios de las afueras, en cambio, suelen tener una densidad media de edificios bajos. ¿Qué enfoque adoptar?

Según la investigación, esto significa que el tipo de zona con un riesgo elevado de problemas de salud mental suele presentar una densidad media y viviendas de baja altura, como las zonas suburbanas de viviendas unifamiliares.

Los investigadores consideran que el mayor riesgo relativo de depresión en los suburbios de baja altura y en expansión puede deberse en parte a los largos desplazamientos en cheque, la menor cantidad de espacios públicos abiertos y la densidad de población insuficiente para crear muchos lugares comerciales donde la gente pueda reuniones, como tiendas, cafeterias y restaurantes. Pero, por supuesto, también puede haber muchos otros factores.

Esto no significa que vivir en las afueras no tenga sus ventajas. De hecho, puede que algunas personas prefieran la intimidad, silencio y tener su propio jardin.

«El estudio no respalda la continua expansion de las zonas suburbanas de viviendas singlefamiliares dependencias del automóvil si los planificadores quieren mitigar los problemas de salud mental y el clima climático”, escribe.

La investigación también pone de manifiesto lo sociables que son los seres humanos. Al fin y al cabo, es necesario un cierto nivel de densidad para crear comunidades vivas que puedan mantener tiendas, negocios y transporte público y, al mismo tiempo, permitir la restauración con el beneficio de los espacios abiertos.

Ahora bien, los investigadores reconocen que las conclusiones del estudio en Dinamarca podrían no ser directamente aplicables a todos los demás países. “Los factores socioambientales del bienestar mental dependen de los contextos culturales y geográficos. Sin embargo, el marco desarrollado en este estudio proporciona una base para futuras investigaciones”, concluyó Yen.