abril 21, 2024

Los vínculos conflictivos de David Lappartient, peso pesado en la gobernanza del deporte francés

En el sopor del verano de Morbihan, la máquina es impresionante. Al comienzo de la soleada tarde del sábado 5 de agosto de 2017, los veraneantes del camping Port Sable d’Arzon presenciaron un curioso espectáculo. Entre catamaranes y windsurfistas, un flamante yate de 85 metros de eslora y tres pisos de altura ondea la bandera de las Islas Caimán. El barco reduce la velocidad y luego se detiene, para fondear a unos hectómetros de la costa de Bretaña, en la pequeña bahía de Arzon.

Este gigante de los maresque alberga nueve cabañas, un helipuerto y hasta un spa, se llama Areti, que lleva el nombre de la compañía de petróleo y gas de su propietario, el multimillonario ruso-turcomano Igor Makarov. Ciclista profesional en la época de la Unión Soviética, el oligarca aprovechó la caída de esta última para amasar una gran fortuna, dotada con 2.000 millones de dólares (1.850 millones de euros), principalmente en el sector del gas, Turkmenistán y Rusia.

El Sr. Makarov, que es una de las cuarenta personas más ricas de Rusia, también es un hombre que cuenta en el mundo del ciclismo. Junto a Vladimir Putin y el gigante gasista ruso Gazprom, estuvo notablemente detrás de la creación, en 2008, de Katusha, el primer equipo ruso en el World Tour, que reúne a las mejores formaciones del mundo. También es presidente de honor de la federación rusa de ciclismo y miembro, desde 2011, del comité directivo de la Unión Ciclista Internacional (UCI), la federación con sede en Aigle, Suiza. En esa posición estratégica, el oligarca tiene una influencia que se mide por los millones de dólares en patrocinios que ha llovido sobre el ciclismo profesional durante años.

Ascenso meteórico

Esto no es ajeno a la incongruente escala de Areti en la bahía de Morbihan, en este verano de 2017. Efectivamente, Igor Makarov viene a visitar a otra eminencia del ciclismo: David Lappartient, alcalde desde 2008 de la vecina localidad de Sarzeau. Cercano a Nicolas Sarkozy, este político puro, trabajador incansable impulsado por su ambición, logró un ascenso meteórico en las autoridades ciclistas. Elegido presidente de la Federación Francesa de Ciclismo (FFC) en 2009, este ex ciclista aficionado también está al frente de la Unión Ciclista Europea (UEC) desde 2013. Próximo paso: la elección del presidente de la UCI, que se llevará a cabo un mes y medio después, el 21 de septiembre de 2017, a Igor Makarov se le atribuye el poder de hacer y deshacer reyes allí.

La tentación es fuerte de imaginar que esta elección, que finalmente ganará el señor Lappartient, se jugará este sábado 5 de agosto de 2017 frente a Arzon. Fuentes locales evocan viajes de ida y vuelta en helicóptero, una borrachera en el yate y un discreto encuentro del Sr. Lappartient con un ocupante del barco, en la vecina localidad de Saint-Gildas-de-Rhuys. “Recuerdo que David aprovechó para ir a dar un paseo en bicicleta con los ocupantes del barco, recuerda Roland Tabart, alcalde de Arzon y cercano al Sr. Lappartient. Trabajaron en el barco y en tierra. Es de suponer que tenía algo que ver con las próximas elecciones. »

Te queda el 82,17% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.