abril 21, 2024

fuerte aumento de las denuncias de adultos mayores

En 2022 aumento un 15% las denuncias de personas mayores por situaciones de violencia domestica y la mitad de los casos tienen como principales agresores en los hijos. Los datos fueron publicados en un informe de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en el marco del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez.

El informe llamado «Personas mayores afectadas por situaciones de violencia doméstica 2022» da cuenta de un total de 1.899 personas mayores esperaron durante el año pasado en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires (un total de 921 denuncias y 978 consultas informativas). En este contexto, el revelador de datos alimenta el notable aumento de denuncias de 2021 a 2022.

El informa refleja que, además, el 78% de las víctimas fueron mujeres. Pero, sin dudas, lo más llamativo de las denuncias realizadas por adultos mayores radica en el principal rol del agresor: los hijos.

5 de cada 10 denunciaron haber sufrido violencia filio-parental. Esta proporción se incrementa entre las mujeres afectadas de más de 75 años.

A eso se suma que 6 de cada 10 personas denunciadas con vínculo filial fueron varonesen su ayuntamiento de la ONU clasificado etario de 22 a 49 años. En términos concretos representaron el 62% de las denuncias, y superaron a las mujeres en número y proporción.




Según el informe “Personas mayores afectadas por situaciones de violencia doméstica 2022”, aumentan en un 15% las denuncias de personas mayores por violencia doméstica.

Entre las personas mayores afectadas, El 47% proviene de 5 de las 15 Comunas de la Ciudad de Buenos Aires: Comuna 8 (11%), Comuna 4 (11%), Comuna 7 (9%), Comuna 14 (8%) y Comuna 1 (8%).

diego bernardinidoctor en medicina y profesor titular de salud del adulto mayor en la Universidad Nacional de Mar del Plata, analizó este escenario:
«El tema de los hijos no es, porque también está estudiado que el abuso y el maltrato se suelen dar en situaciones de confianza».

«Cuando ocurre dentro de la familia se torna muy complicado, porque hay una cuestión de parentesco de primer grado. La persona mayor convive con el agresor», agregó Bernardini.

El experto resaltó que aproximadamente un tercio de las personas mayores larga vida a los hogares intergeneracionales, es decir, con hijos y nietos. Por esto, es vital que en esos espacios, se presta a una atención especial.

De acuerdo con el informe se registraron diferentes tipos de violencia, pero la más notable fue la psicología, el cual se dio en el 97% de los casos. Le siguió la violencia ambiental (48%), física (43%), simbólica (37%) y económica-patrimonial (36%), entre otras.

«Muchas veces una persona mayor tiene problemas de salud o no tiene a donde irse por su cuenta. Y por ese grado de vulnerabilidad, with times surte mejor efecto la violencia psicologica. Ocurrir en lugares muy cerrados el hijo sabe donde provocar daño o temor: puede ser con la amenaza de ‘te voy a internar en una residente, no vas a ver a tus nietos'», afirmó Bernardini.

El gerontólogo enfatizó que los adultos mayores, en muchos casos, terminaron por naturalizar estas situaciones de abuso y maltrato por parte de sus hijos ya que establece entre las partes un afecto patologico. Eso puede frenar a la persona en su denuncia a su hijo o hija.

Así bien reconoce el especialista que los tipos de violencia más comunes recae en el psicológico, el físico o el emocional, sospechó una fecha interesante que observó en los últimos tiempos: Se confirma la violencia financiera contra la tercera edad.

Sostuvo que ese tipo de abuso filio-parental suele verter cuando, por ejemplo, hay adultos mayores que acceden a una pensión, algo que en muchos hogares representa un ingreso regular.

«Esas personas mayores tienen un estatus socioeconómico muy diferente al que tendrán sus hijos, porque vivían en otra Argentina, con cultura del trabajo, posibilidad de creditos y demás. Muchos hijos quieren disponer de ese patrimonio, desde la jubilation hasta una propiedad«, Señalo.

Medios de protección

El servicio médico del OVD revisado ha 127 personas y lesiones observadas en el 81% de los casos (en total, 70% mujeres). Además, el 69% de estos casos tenía antecedentes de lesiones físicas producto de situaciones de violencia previas.

Respuesta a las denuncias, la Justicia Civil ordenó 2.863 medidas de protección: otorgó 250 avisadores; repartió 549 prohibiciones de cuidado y 514 prohibiciones de contacto, y ordenó 173 medidas de exclusión del hogar de la persona denunciada, entre otras disposiciones.

De las denuncias recibidas en la OVD, el 99.5% de los casos fue derivado a la Justicia Nacional en lo Civil, el 9% a la Justicia Nacional Criminal y Correccional, 2% al fuero Penal Contravencional y de Faltas del GCBA, y 72% al programa porteño Proteger.

Asimismo, se brindó orientación sobre servicios de patrocinio jurídico gratuito (91% de los casos) y de salud (47%).

PD

Mira también