febrero 27, 2024

El Barça aniquila al Unicaja y se las verá con el Madrid en la final

Un torbellino de puntos en el tercer cuarto (28-15 de parcial) permitió al Barcelona doblegar al equipo revelación de la temporada, el Unicaja de Málaga, brillante campeón de la Copa del Rey, y clasificarza para la final de la ACB. Allí ya les espera el Real Madrid, un nuevo clásico por el título como en la temporada pasada, donde los blancos se impusieron por 3-1. Una batalla habitual que, sin embargo, déprende la grandeza de siempre. El primer duelo entre azulgranas y blancos, el viernes 16 en el Palau (21:00).

Duelo de pizarras en las primeras posesiones. Ibon Navarro usa «pick and pop» para que kravish martillease desde la línea de tres, mientras que Jasikevicius se encomendaba al juego de mirótico al poste como eje de las incursiones azulgranas. Del tiroteo salió con éxito los visitantes, con la muñeca muy fina y con la pile a point de reventar por la energía y el ritmo que transmitían el dúo Jokubaitis-Nnaji.

Se frustraron los andaluces, no encontraron la manera de frenar la batería azulgrana desde el triple. Además, se estancaban en ataque, incapacidades de notar ni con las genialidades de Pera, que se estrellaba una y otra vez contra las estaciones de visita. Hasta un Saras le daban ganas de entrar en la cancha y unirse a sus pupilos (the pitaron una técnica por recorrer la línea de fondo del campo, muy lejos de la zona para entrenadores. Luego acabaría expulado).

Comenzó a precipitarse el Barça, anárquico cuando el partido pedía temple, y sus pérdidas perdieron algo de vida al Unicaja. tyson carter tomó el mando de los ataques andaluces (geniales sus danzas pesa sobre las buenas defensas de Abrinés) y la diferencia se reduce, tanto como inclusive mirótico tuvo que ponerse serio, ansioso por acariciar el aro local el hispanomontenegrino.

Cinco puntos consecutivos de Pera Relanzar al Unicaja tras el descanso, renacido el estadounidense tras una primera parte muy discreta. Meritorio empeño del Unicaja de Ibón Navaro para no descolgarse de un partido en el que los de Jasikevicius estaban poniendo toda la carne en el asador, ambiciosos los catalanes con la final de la ACB asomando en el horizonte.

El comandante del Barça Kalinic

El Barça más guerrero, de barro y sangre hasta las cejas, rompió el partido en el último tramo del tercer cuarto, con un parcial de 8-0 que dejó muy tocados a los malagueños. Una vez más fueron los menos habitales, aquellos que parecían condenados al sedentarismo toda la campaña (kúrico, da silvA) quienes permitieron a los Catalanes meter una marche más a su endiablado ritmo. Vorágine en la que el serbio Kalínico se sintió comodísimo, aprovechando la confusión el balcanico para golpear sin piedad.

Gloria coral del Barcelona, ​​​​que parece repuesto del ridículo de la Final Four de Kaunas y que llega a la final de la ACB en su versión más absoluta, con todas las piezas implicadas en la rotación, con la defensa y el atletismo como mantras basices y , quien sabe, si con ganas de revancha ante un Madrid que ya le ha dado suficientes bofetadas en los ultimos años.