julio 17, 2024

Dietas vegetarianas y veganas nuestras grasas proteinas y colesterol

Dietas vegetarianas y veganas nuestras grasas proteinas y colesterol

Las dietas vegetarianas y veganas se relacionan con más niveles de colesterol y grasas en sangre, según un metaanálisis que incluye una serie de ensayos clínicos publicados entre 1980 y 2022. La investigación se publica en “revista europea del corazon«.

Los autores del estudio han confirmado que ello significa que las dietas basadas en vegetales pueden desempeñar un papel importante en la reducción de la obstrucción de las arterias, reduciendo así el riesgo de enfermedades cardíacas y vasculares, como el ictus y los infartos de miocardio.

Los investigadores analizaron 30 ensayos aleatorizados con un total de 2.372 participantes, publicados entre 1982 y 2022, que se publicaron entre 1982 y 2022, y que tuvieron efecto sobre las dietas vegetarianas o veganas frente a las omnívoras en los niveles de todos los tipos de colesterol. (colesterol total), colesterol de lipoproteínas de baja densidad (colesterol LDL, a menudo conocido como colesterol «malo»), triglicéridos (un tipo de grasa o «lípido» que se encuentra en la sangre) y apoliproteína B (apoB, una proteína que ayuda a transportar la grasa y el colesterol en la sangre y es un buen indicador de la cantidad total de grassas malas y colesterol en el organismo). Aunque metaanálisis anteriores han investigado esto, ninguno ha sido publicado desde 2017, ninguno ha abordado el impacto del continente, la edad, el índice de masa corporal y el estado de salud, y ninguno ha analizado específicamente el efecto de la dieta en las concentraciones de apoB.

“Hemos visto que las dietas vegana y vegana se asociaron a una reducción del 14% de todas las lipoproteínas que obstruyen las arterias, como indica la apoliproteína B. Esto corresponde a un tercio del efecto de tomar medicamentos para reducir el colesterol, como las estatinas, y supondría una reducción del 7% del riesgo de enfermedad cardiovascular en alguien que mantuviera una dieta basada en plantas cinco años”, señala Ruth Frikke-Schmidt, del Copenhague Rigshospitalet (Dinamarca), que dirige el estudio junto a la estudiante de medicina Caroline Amalie Koch y Emilie Westerlin Kjeldsen. «El tratamiento con estatinas es superior a las dietas basadas en plantas a la hora de reducir las hierbas y los niveles de colesterol. Sin embargo, un regimen no exclusye al otro, sí probable que la combinación de estatinas con dietas basadas en plantas tenga un efecto sinérgico, dando lugar a un efecto mejorado aún mayor”.

“Si las personas empiezan a seguir dietas veganas o veganas desde una edad temprana, el potencial para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares causadas por la obstrucción de las arterias es sustancial. Es importante destacar que encontramos resultados similares en todos los continentes, edades, diferentes rangos de índice de masa corporal y entre personas con diferentes estados de salud”.

Los participantes en los 30 estudios fueron asignados aleatoriamente a seguir una dieta vegana o vegana o continuar con una dieta omnívora (que incluye carne y lácteos). La duración de las dietas osciló entre diez días y cinco años, con una media de 29 semanas.

En comparación con las personas que siguieron una dieta omnivora, las que siguieron una dieta basada en plantas experimentaron una reducción media de los niveles de colesterol total del 7% respecto a los niveles medidos al inicio de los estudios, una reducción del 10% de los niveles de colesterol LDL y una reducción del 14% en los niveles de apoB.

Más de 18 millones de personas mueren en el mundo por enfermedades cardiovasculares (ECV), donde se convierten en la principal causa de muerte. Allá Agenda de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas establece que las muertes prematuras por enfermedades no transmisibles, como las ECV, deben reducirse en un tercio para 2030. Además, cada vez se prsta más atención al efecto de lo que comemos en el medio ambiente.

El metaanálisis de Frikke-Schmidt y sus colegas no pudo evaluar los beneficios potenciales de las dietas que comparan directamente el pescado frente a las dietas omnivoras debido a la falta de estudios de este tipo en la literatura científica. “Sin embargo, la dieta mediterránea es rica en alimentos vegetales y pescado, está bien establecida como beneficiosa en las pautas dietéticas”, dijo.

Profesor Kevin Maki, de la Facultad de Salud Pública Bloomington de la Universidad de Indiana y la Investigación biomédica del medio oeste (EE.UU.), y la profesora Carol Kirkpatrick, de Midwest Biomedical Research and the Universidad Estatal de Idaho (EE.UU.), que no participó en la investigación, comentó en un Editorial adjunto que “los resultados presentados por Koch et al se suman al conjunto de pruebas que apoyan los efectos favorables de los patrones dietéticos veganos y Vegetableos saludables sobre los niveles C-LDL circulante [colesterol LDL] y lipoproteínas aterogénicas, que se espera que reduzcan el riesgo de ASCVD [ECV aterosclerótica]. Aunque no es necesario omitir por completo alimentos como la carne, las aves y el pescado/marisco para seguir un patrón dietético recomendado, reducir el consumo de estos alimentos es una opción razonable para quienes prefieren hacerlo«.

Uno de los puntos fuertes del estudio es que, hasta donde saben los autores, se trata de la mayor revisión sistemática sobre el tema y la primera que incluye la apoB. Sin embargo, las limitaciones incluyen el hecho de que los ensayos controlados aleatorios individuales eran relativamente pequeños, la duración de las dietas de los participantes era inferior a un año en muchos estudios, y era imposible cegar a los participantes para que superior a qué dieta se sometían, lo que podría haber influido en sus otros comportamientos que podrían afectar a los niveles de colesterol y grasa.